nuevos articulos

20.7.11

HUELLAS LOFOSCOPICAS


HUELLAS LOFOSCOPICAS

-INSPECCIONES TECNICO-OCULARES (CUARTA PARTE)

Las huellas lofoscópicas son un indicio material de enorme magnitud. Por tal motivo, su localización y obtención en el escenario del delito y su posterior tratamiento en los laboratorios correspondientes se puede volver primordial para el desarrollo de la investigación. Dentro de este tipo de huellas se hallan las huellas dactilares, pero también podemos incluir como huellas lofoscópicas a las huellas palmares o quiroscópicas y a las plantares o pelmatoscópicas. Las primeras son dejadas por la tercera falange de los dedos de las manos, aunque también se pueden incluir en ellas a las dejadas por todo el dedo en su conjunto o por una parte de él. Las segundas pertenecen a las palmas de las manos y las terceras a las plantas de los pies. En una inspección técnico-ocular del lugar de los hechos es frecuente encontrar huellas dactilares, algo frecuente las palmares y muy raras veces las plantares. Dentro de cada una de estas huellas están las huellas poroscópicas, a las que se puede acudir cuando la muestra obtenida de una huella lofoscópica es tan escasa que resulta imposible su identificación dactilar, quiroscópica o pelmatoscópica. Las huellas poroscópicas permiten estudiar la disposición y tamaño de los poros de las crestas dactilares. A pesar de esta utilidad identificativa aplicable como último recurso, resultan escasísimos los estudios poroscópicos.

1.-Procedimientos de formación de huellas lofoscópicas

Las huellas lofoscópicas se pueden producir por alguno de los siguientes procedimientos:

-Por el sudor de las manos o los pies

 Cuando se manipula un objeto o se pisa descalzo sobre él, las crestas que forman el dibujo de la huella quedan marcadas en aquel gracias al sudor que expulsan los poros de dichas crestas. Este es un procedimiento de adición.

-Por una sustancia adherida a las manos o a los pies

 Hay algunas sustancias que al mancharse o impregnarse la piel en ellas, dejan impresa en la superficie tocada el dibujo de la huella. Se trata, pues, de otro procedimiento por adición.

-Por grabarse en una superficie

 También puede producirse una huella lofoscópica cuando se toca una superficie blanda y deformable, como pueden ser la cera o la sangre no muy líquida y en proceso de coagulación. En este caso sería un procedimiento de moldeado o de uno de sustracción. En los dibujos siguientes se muestran los poros de las crestas y el posado de un dedo que permitirá la creación de una huella dactilar, así como el corte transversal de un pedazo de ese dedo en el que se pueden ver también los poros y las glándulas sudoríparas por las que fluye el sudor al exterior.


 2.-Condiciones de las superficies

 La obtención de una huella lofoscópica depende, en gran medida, de las condiciones que tenga la superficie o soporte sobre la que se asienta. Así, nos encontramos con que las mejores superficies son las que reúnen las condiciones de ser lisas, limpias, pulimentadas, sin porosidad y suficientes:

-Lisas

 Han de ser planas y sin rugosidades o irregularidades, pues darían lugar a deformidades en el dibujo lofoscópico.

-Limpias

Sin suciedad, ya que el polvo o la herrumbre es la causa por la cual el reactivo revelador de la huella se mezcla con aquella y pierde adherencia.

-Pulidas

 Abrillantadas y suaves al tacto.

-Sin porosidad

 La porosidad absorbe el sudor depositado en la superficie por los poros de las crestas del dedo, imposibilitando la formación de la huella

-Suficientes

 En el supuesto que el soporte de la huella fuese muy pequeño solo podríamos disponer de un fragmento de ella, cuyo estudio presentaría grandes dificultades. Todo esto no quiere decir que las superficies que no tengan todas estas condiciones no son aptas para contener huellas, ni tampoco que las que las cumplan sean de donde mejores huellas se sacan. Solo significa que cuanto más se acerquen a ellas, mayores posibilidades existen de obtener huellas de buena calidad. Con respecto a los materiales de goma y cuero, en algunos de ellos también es posible obtener rastros lofoscópicos, aunque estas superficies ofrecen una mayor dificultad a para su revelado al tener que utilizar procedimientos más laboriosos. En las cintas adhesivas y las de celo, aunque estén arrugadas o pegadas a una superficie, se pueden sacar interesantes huellas para su estudio. En los guantes de goma para el fregado doméstico y en los de látex, debidamente tratados en el laboratorio, se han podido obtener de su interior los dactilogramas de la última persona que los utilizó. Por su parte, en las superficies de cartón, papel de periódico y madera es posible obtener huellas, aunque en estos casos su calidad puede ser menor.

3- Huellas aisladas, simultáneas y superpuestas

En el escenario del suceso las huellas lofoscópicas pueden hallarse aisladas, simultáneas y superpuestas:

-Aisladas

Se llama aislada a la huella obtenida en solitario y sin compañía de ninguna otra junto a ella por haberse producido su posada sola.

-Simultáneas

 Se denomina simultánea al conjunto de huellas que se posan en un solo acto. En el caso de huellas dactilares, el más frecuente, puede ser completa o incompleta. La primera se refiere a que contiene todos los dedos de la mano y la segunda no.

-Superpuestas

Se define así a la superposición de unas huellas sobre otras, pudiendo ser aisladas o simultáneas.

Huella dactilar aislada                                                                                                       

Simultánea incompleta de dos dactilogramas                                                                                                   
IMPORTANTE:
Publicamos en el blog, una serie de colaboraciones inéditas relacionadas con la Investigación Criminal.
Estos textos no han sido publicados nunca antes. Es por  tanto, la primera vez que se publican en la red.
Estos textos tienen derechos de autor y están debidamente registrados.La reproducción total o parcial de esta información sin citar la fuente y el autor están penadas legalmente.
El autor y propietario de todos los derechos de este  “CURSO BASICO DE INVESTIGACION CRIMINAL”, es el Sr. D. Marcel Fernández Ruiz, Oficial de la Policía Municipal de Bilbao, quien ha autorizado a este blog de información la publicación de su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario