nuevos articulos

28.7.11

INDICIOS Y EVIDENCIAS EN LA INVESTIGACION CRIMINAL

OTROS INDICIOS Y EVIDENCIAS EN LA INVESTIGACION CRIMINALISTICA

INSPECCIONES TECNICO-OCULARES

El listado de indicios y evidencias materiales que se pueden contemplar en Criminalística es inmenso. Podría llegar a ser infinito, dado que cualquier cosa imaginable que esté relacionada con un hecho delictivo se convierte automáticamente en un indicio.

Es imposible, por consiguiente, abarcar en un listado a todos y, aquí, en el presente texto, se ha establecido un límite basado en lo que se piensa que pudieran ser los de mayor interés. Sin embargo, aún quedan bastantes otros que también son importantes. Sobre algunos de estos vamos a hablar seguidamente, pero de una forma mucho más reducida.


Cabe destacar, antes de entrar en materia, una significativa consecuencia de esa extraordinaria cantidad de indicios posibles, y es que, en una inspección técnicoocular, el investigador se puede encontrar ante imprevisibles indicios y evidencias materiales con los que anteriormente nunca se había topado y de los que, incluso, dada su infrecuencia apenas haya técnicas de trabajo desarrolladas por la doctrina. Una situación así probablemente le genere cierta inseguridad a la hora de llevar a cabo su labor, pero frente a estos supuestos hay una norma por la que siempre se puede guiar y que no es otra que la de fijar fotográficamente el indicio y recogerlo en las mejores condiciones posibles, de cara a que una vez en el laboratorio se decida cómo analizarlo o dónde derivarlo para que técnicos cualificados sean quienes lo hagan. La aplicación de esta norma puede convertirse en algo vital para resolver satisfactoriamente una investigación.

1.-Manchas de semen

 Están asociadas casi siempre a delitos sexuales y para su localización es factible utilizar la luz ultravioleta, frente a la cual reaccionan presentando una tonalidad blanquecina. De ellas se pueden extraer evidencias de ADN que facultan la identificación del sujeto a quien pertenecen.
Suelen hallarse en sábanas, cubrecamas, sofás, asientos de vehículos, toallas, pañuelos de tela o de papel, etc. Es habitual que en la víctima queden depositadas manchas de semen en su ropa exterior, prendas interiores y sus partes sexuales íntimas.

2.-Manchas de saliva

 Se encuentran en colillas de cigarros, vasos, chicles, mordazas, sellos y demás cosas que entren en contacto con la boca, como bien pudiera ser un verduguillo o una careta empleada por un individuo encapuchado para ocultar su rostro mientras comete el delito. Al igual que el semen reaccionan bien a la luz ultravioleta y permiten la identificación a través del ADN.

3.-Manchas de sudor

Se localizan en áreas muy concretas de las ropas, tales como axilas, ingles, calcetines y cuellos de camisas. Mediante ellas también se puede llegar a la identificación por ADN de la persona que las ha dejado.

4.-Lesiones y heridas

En cadáveres se deben fijar en fotografía aunque más tarde lo sean también durante la autopsia. En personas vivas que han sido víctimas de un delito grave es muy conveniente sacar fotos a sus lesiones, toda vez que así se acredita más fehacientemente la agresión sufrida.

Fotografía de la Unidad de Policía Judicial de la Policía Municipal del Ayuntamiento de Bilbao


5.-Manchas y restos de pintura

 Son frecuentes en actos criminales en los que interviene un vehículo, tales como accidentes de tráfico y robos en establecimientos por el método del “alunizaje”. En ocasiones es posible hallar fragmentos de pintura entre las ropas de la víctima o las del propio autor. El estudio de estos indicios en el laboratorio puede crear una línea de investigación, y si se dispone de muestras indubitadas para comparar es posible confirmar su correspondencia.

6.-Restos de madera

 El análisis de las astillas, virutas y serrín puede determinar el objeto de madera al que inicialmente pertenecían, siempre y cuando se disponga, claro está, de dicho objeto para cotejar con él los restos de madera hallados.

Si los trozos presentan, además, manchas de pintura o de barniz, el estudio habrá que hacerlo extensivo a estas nuevas evidencias.

7.-Roturas, fatiga y desgaste de materiales

 En accidentes laborales, derrumbes de edificios y demás siniestros que tengan un aparente carácter accidental, es importante fotografiar en detalle estos indicios para fijar bien cualquier alteración visible que presenten las estructuras, piezas y materiales que guarden alguna relación con el suceso. En la medida que el propio indicio lo permita, este deberá ser recogido y trasladado al laboratorio.

8.-Telas y fibras

 El estudio microscópico de esta clase de indicios establece cuáles son las características de su composición interna. Disponiendo de muestras tomadas de un tejido indubitado o testigo y apoyándose en la concordancia de esas características, resulta viable asociarlos, por lo menos, indiciariamente.

9.-Restos de alimentos

En algunos casos podemos encontrar huellas de mordida en un alimento, como bien podría ser una manzana, que sirvan para la identificación dental de una persona. Si los restos son de vómito pueden hallarse en ellos evidencias de sustancias tóxicas.

10.-Restos de polvo, tierra y barro

 El examen de su estructura y composición en el laboratorio puede relacionarlos con determinados lugares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario