nuevos articulos

18.7.11

INSPECCION OCULAR POLICIAL

-INSPECCION TECNICO OCULAR (SEGUNDA PARTE)
-FUNDAMENTOS BASICOS SOBRE INDICIOS 

EVIDENCIAS MATERIALES

Ya hemos visto en el punto anterior las definiciones, conceptos y diferencias entre indicio, evidencia y prueba material. Ahora vamos a profundizar un poco más en los dos primeros por ser los que realmente se van a manejar en el curso de una inspección técnico-ocular. Conviene aclarar, no obstante, que el término indicio es el que más vamos a repetir, ya que, como se ha explicado anteriormente, una evidencia es un indicio que nace de otro anterior.
En consonancia con la profundización mencionada y para entender bien el sentido criminalístico que tienen los indicios y evidencias materiales, es necesario comprender una serie de consideraciones, algunas de las cuales se han terminado por convertir en principios de contenido doctrinal por su importancia a la hora de llevar a cabo una inspección técnico-ocular.

1-Principio de intercambio de indicios

Basado en el llamado “principio de intercambio” formulado en el año 1910 por Edmond Locard, médico legal francés y fundador del Instituto de Criminalística de Lyon, en él se establece que “todo contacto deja rastro” y, por lo tanto, en la comisión de un delito se produce un intercambio de  indicios entre el autor, la víctima y el lugar de los hechos. Se puede ilustrar este principio con los siguientes ejemplos:
-Cuando el autor de un robo nocturno en un comercio fractura el cristal de una ventana para acceder a su interior y se hiere al cortarse con una arista, el lugar deja un indicio en el asaltante y la sangre de este, a su vez, deja indicios suyos en el lugar.
-Si durante el robo en una vivienda el autor toca un objeto con sus manos dejará sus huellas dactilares en el escenario del suceso, por lo que habrá un indicio de su presencia allí.
-En un forcejeo o lucha entre dos personas que pelean entre sí y se causan lesiones mutuas, ambos se dejarán indicios el uno al otro.
-Si un agresor clava un cuchillo a una persona y esta sangra, el lugar tendrá indicios pertenecientes a la víctima.
En definitiva, resultan posibles todas las combinaciones imaginables entre los tres elementos citados: autor, víctima y lugar de los hechos. No obstante, en los delitos donde no existe la presencia de la víctima en el lugar no podrá haber intercambio alguno con ella, pero sí entre los otros dos restantes.


Intercambio de indicios entre el autor de un homicidio y su víctima: la camisa pertenece al agresor y tiene restos de sangre de la víctima en su puño derecho producidos en el momento de asestarla dos puñaladas. (I-6- fotografía real de una investigación por homicidio, realizada la Policía Municipal de Bilbao)


2-Indicios determinables e indeterminables

 Esta clasificación, enunciada en por el francés Pierre Fernand Ceccaldi, nos define como indicios determinables aquellos de los que, a simple vista o con la ayuda de una lupa, es posible conocer fácilmente su estructura y composición, llegando así a saber con cierta exactitud qué es. Un ejemplo de indicio determinable es un cuchillo, sobre el que es suficiente una rápida observación visual para comprender lo que es. Por su parte, los indicios indeterminables son los que requieren un estudio analítico hecho en un laboratorio, con el cual se pueda averiguar de qué elemento u objeto se trata. Por ejemplo, un líquido encontrado en un recipiente es preciso someterlo a un análisis químico para determinar qué es y de qué está compuesto.

3-Indicios asociados e indicios no asociados

Inspirándonos en Montiel Sosa podemos afirmar que son indicios materiales asociados al hecho delictivo aquellos que guardan una relación directa o indirecta con él. Un gato mecánico usado para forzar una puerta tiene una relación directa con el delito y, por tanto, está asociado al mismo. Los indicios relacionados de manera indirecta se vinculan, generalmente, con los llamados actos de preparación del delito y con los realizados posteriormente a su comisión. Un ejemplo de esto sería encontrar en el lugar un recibo de compra del citado gato mecánico.
Los indicios no asociados son los que nada tienen que ver con el acto criminal y, por tanto, son desechables al no aportar ninguna cuestión de interés. En ocasiones, si se toman equivocadamente como indicios asociados, confunden a los investigadores haciéndoles perder un tiempo y unas energías muy valiosas al elegir erróneas líneas de investigación. Como ejemplo frecuente de esta clase de indicios están los vestigios dejados por personas que acudieron al lugar antes o después de producirse el delito, pero que son totalmente ajenas a su perpetración.

4-Cadena de custodia de indicios
 
Se llama así a la protección que recibe un indicio material desde que se localiza en el escenario del suceso hasta el final de la fase de archivo, a fin de que no sea destruido, alterado, extraviado o cambiado por otro de igual naturaleza. La cadena de custodia es fundamental para garantizar que el indicio sobre el cual se hace el análisis pericial, y que más tarde será valorado por el Tribunal durante el juicio, es el mismo indicio que se halló en el lugar de los hechos.

5.-Indicio dubitado o problema e indicio indubitado o testigo

Estos cuatro términos se emplean cuando se realizan en el laboratorio estudios o cotejos comparativos entre indicios, con motivo de la elaboración de informes periciales. El término dubitado o problema se asigna al indicio que se recoge en el lugar de los hechos y después es sometido a un estudio analítico. Se llama así porque de él se desconocen sus propiedades, datos y pertenencia, todo lo cual se pretende averiguar mediante el estudio mencionado. Un ejemplo de ello puede ser el casquillo o vaina que se recoge en un escenario donde se ha producido un disparo de arma de fuego. Por indubitado o testigo se entiende al indicio del cual se sabe todo y que se toma como muestra para ser comparado con el dubitado o problema. Siguiendo con el ejemplo anterior, un casquillo obtenido por disparos de muestra de la pistola sospechosa para cotejo con el hallado en el lugar, y saber así si ambos fueron percutidos por esa misma arma, recibe el nombre de casquillo testigo.

IMPORTANTE:
Publicamos en el blog, una serie de colaboraciones inéditas relacionadas con la Investigación Criminal.
Estos textos no han sido publicados nunca antes. Es por  tanto, la primera vez que se publican en la red.
Estos textos tienen derechos de autor y están debidamente registrados.La reproducción total o parcial de esta información sin citar la fuente y el autor están penadas legalmente.
El autor y propietario de todos los derechos de este  “CURSO BASICO DE INVESTIGACION CRIMINAL”, es el Sr. D. Marcel Fernández Ruiz, Oficial de la Policía Municipal de Bilbao, quien ha autorizado a este blog de información la publicación de su trabajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario