nuevos articulos

24.7.11

MANCHAS DE SANGRE

INVESTIGACION POLICIAL DE LAS MANCHAS DE SANGRE

Las manchas de sangre son unos indicios biológicos de enorme importancia, ya que a través de ellas se obtiene una inestimable información del hecho criminal. Su localización e interpretación puede adquirir un notable interés para el buen desarrollo de la labor investigativa.

1.-Información que proporcionan las manchas de sangre

Las dos utilidades principales que tienen las manchas de sangre son las siguientes:

-Determinar la sucesión de hechos: La interpretación morfológica de las manchas de sangre durante la inspección técnico-ocular posibilita la reconstrucción de la sucesión de hechos. Basándonos en ellas podemos llegar a saber los movimientos de la víctima, su posición respecto al agresor, los puntos exactos donde se produjeron las agresiones, los instrumentos y armas empleadas, si la víctima tuvo o no un periodo de sobrevivencia, si hubo cambio de posición de un cadáver, etc.

-Identificar su pertenencia: Hasta finales del siglo XX la ciencia no permitía identificar un resto biológico con una persona concreta. A partir del avance en los estudios del ADN esto empezó a ser posible. Las manchas de sangre, como indicios biológicos que son, pueden proporcionar a la investigación criminal evidencias para la identificación de la persona que las dejó.

2.-Técnicas para la búsqueda de manchas de sangre

 Las manchas de sangre son, en ocasiones, fácilmente localizables por su abundancia o por su contraste con el soporte en el que se encuentran. Sin embargo, otras veces no resulta tal sencilla su localización por hallarse en cantidades mínimas, alojarse sobre un soporte que dificulte su descubrimiento o confundirse con otro tipo de manchas. Seguidamente se van a indicar algunas técnicas que facilitan su localización:

-Preferentemente se buscarán en la propia víctima o en lugares y objetos próximos a ella. Deben buscarse, también, en estancias distintas donde fue hallada la víctima o se presupone que acontecieron los hechos.

-La sangre, como todo líquido, es capaz de introducirse por cualquier pequeña grieta y quedarse depositada en espacios imposibles de ser limpiados por el autor del delito tras su comisión. Por ello, si se sospecha de un punto concreto donde debiera haber manchas hay que mirar en las juntas separadoras de materiales y piezas allí existentes y sus minúsculos rincones.

-Auxiliarse de una linterna, proyectando un haz de luz oblicuo variando el ángulo de incidencia. Se puede colocar en ella un filtro de luz amarillo para que la sangre resalte con mayor claridad.

-Es recomendable utilizar una lámpara ultravioleta, dado que esta clase de luz provoca una fluorescencia característica sobre los residuos orgánicos. Si se hace esto es necesario oscurecer antes la zona todo lo posible.

-Las manchas de sangre no desaparecen fácilmente y aunque traten de limpiarse tienden a dejar algún rastro de su presencia allí. Eso sucede, por ejemplo, con las manchas lavadas, las cuales se pueden percibir utilizando luz infrarroja.

-Un reactivo muy usado para localizarlas es el luminol, el cual se suele aplicar en forma de spray. El luminol hace reaccionar las manchas de sangre a la luz ultravioleta.

-Con el paso del tiempo la sangre pierde su brillo natural y se oscurece, llegando a un color casi negro que puede llevar a confundirla con algún tipo de óxido, café, pintura o cualquier otra sustancia similar. En estos casos hay que emplear un reactivo que confirme rápidamente si la mancha es o no de sangre.

3.-Clasificación morfológica de las manchas de sangre

 La situación y forma de las manchas de sangre se condicionan por la naturaleza y localización de la herida, así como por la posición y los movimientos de la víctima y el agresor. Estos factores hacen variar la cantidad de sangre esparcida, la velocidad de llegada y el ángulo de caída, que dejan en cada caso una mancha morfológica distinta. En función de todo ello podemos clasificar las manchas de sangre del siguiente modo:

-Manchas estáticas

Son aquellas que se producen con la persona que sangra quieta y sin movimiento. Se produce, entonces, un goteo por la acción de la gravedad, de más o menos frecuencia dependiendo de la herida. Dicho goteo dejará unas manchas distintas en función de la altura desde donde caigan y de la horizontalidad o no del plano que las reciba. Finalmente, el goteo puede producir un charco de sangre. A medida que el goteo cae desde mayor altura los bordes de la mancha se hacen más irregulares, con formas festonadas y dentadas, surgiendo finalmente salpicaduras satélites que rodean la gota de sangre.

Apuntes de criminalística. Julio Nieto



-Manchas dinámicas

 Se producen con el sujeto en movimiento o como consecuencia de una salida de sangre al exterior a mucha velocidad. En el primer supuesto se denominan reguero y en el segundo proyección.

-Reguero: Como se ha indicado se producen con el sujeto en movimiento, por ejemplo caminando. El dibujo que dejan presenta el goteo de manchas con unas estrías o festones que indican la dirección del movimiento. Dependiendo de la velocidad que lleve y la mayor o menor profusión de sangre dejarán una marca más acentuada o no.

Criminalística Volúmen I.Juventino Montiel Sosa


-Manchas de proyección

 Se generan por un movimiento rápido de una parte del cuerpo del herido o de la persona que se halla impregnada de sangre, por ejemplo de los brazos sangrantes de aquel o de las manos del agresor al manipular violentamente el palo ensangrentado cuando golpea a su víctima; o porque la expulsión de la sangre se produce a chorro, como sería el caso de una hemorragia de la arteria carótida; o bien debido a que la sangre es empujada velozmente, como pasa en un disparo craneal a cañón tocante o en una hemorragia bucal acompañada de fuerte tos. Todas estas manchas se proyectan sobre muros y paredes dejando un dibujo en forma de lágrima, cuya punta indica siempre la dirección del movimiento.

-Manchas de contacto

 Surgen cuando un objeto ensangrentado contacta o toca a otro dejándolo manchado. A veces el objeto ensangrentado deja marcada su forma en el objeto receptor de la mancha, sobre todo cuando ambos se tocan de una manera más o menos frontal. Si el contacto se da resbalando uno de ellos sobre el otro se llaman manchas por resbalamiento, las cuales en determinadas circunstancias son también denominadas por arrastramiento.

Imagen real de una investigación policial por homicidio, realizada por la Unidad de Policía Científica de la Policía Municipal de la ciudad de Bilbao. Mancha de sangre dinámica por reguero, fruto de una hemorragia arterial, de una persona que caminaba en la dirección de la flecha. Obsérvese que las largas estrías o festones de las manchas, indican la dirección del movimiento.


-Manchas por impregnación

 Se producen cuando el soporte absorbe la sangre que cae o contacta sobre él quedando más o menos empapado. Este tipo de manchas es frecuente encontrarlas en ropas, alfombras, cortinas y tejidos en general.

-Manchas por limpiaduras

 Aparecen cuando, el autor u otra persona, ha querido limpiar las manchas de sangre habidas. Es habitual encontrar este tipo de manchas en trapos, toallas, pañuelos de y otras prendas similares.


3 comentarios:

  1. esta muy bien la informacion pero hacen falta algunas clasificaciones de manchas de sangre

    ResponderEliminar
  2. esta muy bien la informacion pero hacen falta algunas clasificaciones de manchas de sangre

    ResponderEliminar
  3. Aunque digan que falta mas,y seguramente, pero es una buena a portacion a la red, gracias.

    ResponderEliminar