nuevos articulos

4.8.11

FUENTES DE IGNICION

FUENTES DE IGNICION

(Investigación de incendios: segunda parte)

Se llama fuente de ignición a la energía de activación del fuego. Su determinación es fundamental en la investigación para el esclarecimiento de cualquier incendio.

1.-Factores para la determinación de la fuente de ignición:

 Existen tres factores que se deben estudiar para descubrir la fuente de ignición de un incendio. Estos son el tipo de combustible, la temperatura de ignición y el tiempo de exposición de aquel a la fuente.


-Tipo de combustible:

 Según sea el combustible quemado se pueden considerar unas u otras posibles fuentes de ignición capaces de producir su inflamación. Así, una sólida columna de madera de 3 m. de alto y una sección de 25 cm. muy difícilmente puede arder por una cerilla o un cigarro, pero el polvo de un conducto de ventilación sí puede serlo por una simple chispa producida en un roce mecánico.

-Temperatura de ignición:

Se debe considerar que la temperatura de ignición del mecanismo que produce el fuego ha de ser superior a la del punto de inflamación del combustible para que este llegue a arder.

-Tiempo de exposición a la fuente:

 La materialización del fuego dependerá también de que el objeto combustible se halle expuesto a la fuente de ignición el tiempo suficiente. De este modo, un cortocircuito puede durar unas milésimas de segundo, suficiente para inflamar un líquido como la gasolina o un gas como el propano, pero insuficiente para que lo haga con materiales sólidos como muebles.

2.-Clases de fuentes de ignición:

 Por su origen podemos clasificar las fuentes de ignición del siguiente modo:

-Naturales:

 Se producen por fenómenos naturales directos, como son, por ejemplo, el rayo, el calor del sol sobre un cristal haciendo un efecto lupa, o bien el calor solar directo que puede elevar la temperatura de un material combustible por encima de la de su autoignición.

-Eléctricas:

La electricidad representa una causa accidental de incendios estructurales muy frecuente debido a sobrecargas, averías y cortocircuitos.

La instalación eléctrica de un local y sus aparatos eléctricos, tales como tostadoras, planchas, cafeteras, placas de calor, radiadores de calefacción, etc., pueden ser la fuente de ignición de un fuego por mal funcionamiento de cualquiera de sus mecanismos. Tampoco debemos de olvidar la electricidad estática como causante de siniestros en lugares donde existan líquidos o gases inflamables.

-Mecánicas:

Se generan por la fricción o el impacto de dos materiales entre sí, transformándose la energía mecánica en calorífica. El roce continuo entre dos piezas de un mecanismo o el choque entre ellas puede producir el calor suficiente o una chispa que active el fuego.

-Llamas abiertas y fuegos abiertos:

En este apartado se encuadran las fuentes con llama abierta como cerillas, mecheros, velas, etc., y otras de fuego abierto como rescoldos de barbacoas y braseros, trabajos de soldadura y oxicorte, etc.

-Espontáneas:

Las combustiones espontáneas tienen también fuentes de ignición espontáneas, propiciadas por una reacción química al combinarse dos o más sustancias del propio material combustible. Eso es lo que sucede con determinados productos químicamente inestables, degradables o que reaccionan con calor al mezclarse o disolverse con otros, y que activan el suficiente fuego para prender algún material cercano. Ejemplo de ello es la cal viva cuando se le hecha agua y se encuentra cubierta de paja u otra materia similar, así como también lo es la grasa impregnada en trapos que se hallan en espacios abiertos, pues esta reacciona con el oxígeno engendrando un calor que puede terminar por inflamarlos.

3.-Conos de fuego:

 El proceso de la combustión se desarrolla dentro de una figura de forma cónica, cuya base menor se halla donde está el material combustible y la mayor hacia donde ascienden los gases calientes y el humo. Es decir, en un fuego normal la base menor se hallará en la superficie sobre la que se encuentre depositado el combustible y la mayor por encima de la altura alcanzada por las llamas.

Cuando el cono de fuego se produce cerca de una pared, una puerta o la cara perpendicular de un mueble se proyecta sobre ella un dibujo en forma de V, cuyo vértice marcará el punto inicial de ignición, aunque también se dan casos de V invertida y, sobre esta, la V normal. La suma de ambas ofrece un dibujo llamado reloj de arena.





4.-Focos del incendio:

Foco primario en el que los daños por calor en la pared tienen forma de V invertida.
Llamamos foco del incendio al punto donde se origina un fuego. Los focos pueden ser primarios o secundarios y dejan en el escenario unas características que sirven para su localización durante la inspección técnico-ocular, aunque no siempre es fácil reconocerlos y diferenciarlos.

-Focos primarios:

Es el foco que da origen a todo el incendio. Para su localización se deben seguir en orden los pasos siguientes:

1º) Determinar la estancia o zona donde se observen los mayores daños producidos por el fuego.

2º) Después de ubicada la estancia de mayores daños hay que mirar en la dirección que marquen las partes más carbonizadas de los materiales allí quemados.

3º) Durante el desescombro, o incluso sin necesidad de él, intentar localizar en una pared, puerta o mueble un cono de fuego.

-Focos secundarios:

Son focos que el propio incendio puede generar a medida que se va propagando, como ocurre cuando se derrumba un objeto grande ardiendo y al caer produce otros focos nuevos.

(INVESTIGACIÓN DE INCENDIOS: SEGUNDA PARTE)
( próximo artículo: “HORIZONTES DE HUMO Y HORIZONTES DE CALOR")

M.F.R.
“CURSO BASICO DE INVESTIGACION CRIMINAL”-

1 comentario: