26.8.11

HERIDAS POR ARMA BLANCA


HERIDAS POR ARMAS BLANCAS

En la investigación médico-forense es importante descubrir, examinar e interpretar las heridas que presente la víctima por la acción de un arma blanca, pues de ellas se pueden obtener datos y pruebas que sirvan para conseguir el esclarecimiento del suceso.

1.-Clasificación de armas blancas: Las armas blancas habitualmente se clasifican agrupándolas del siguiente modo:

-Punzantes
-Cortantes
-Punzo-cortantes
-Punzo-contundentes
-Corto-contundentes

Cada uno de estos grupos deja su propia impronta en las heridas que produce el arma en el cuerpo de la víctima.



2.-Heridas por armas blancas punzantes

 Son producidas por instrumentos alargados de sección pequeña y terminados en punta, tales como punzones, agujas, picahielos y varillas puntiagudas.

Las heridas que producen sobre la piel tienen el dibujo que deja la forma del instrumento, es decir, si el arma es de sección cilíndrica el dibujo será ovalado. Si es triangular el dibujo será una estrella de tres puntas. Si es cuadrado la estrella tendrá cuatro puntas. Alrededor de la herida se puede ver una zona equimótica fruto del golpe que acompaña a la penetración del arma sobre el cuerpo de la víctima. El tamaño del orificio a veces puede ser diminuto, dependiendo siempre del grosor del objeto punzante, y si se trata de un arma de sección cilíndrica en ocasiones pueden confundirse con orificios por disparos de armas de fuego de pequeño calibre.



3.-Heridas por armas blancas cortantes

 Las ocasionan objetos que tienen al menos una hoja o filo capaz de seccionar la piel. Los instrumentos de este tipo más frecuentes son navajas de afeitar, cuchillos, cristales rotos, hojalatas y otros objetos  planos que tengan filo en uno de sus bordes.

Las lesiones que dejan se caracterizan por ser poco limpias y regulares en sus bordes, así como poco profundas. Tienen una zona ancha de ataque donde se inicia el corte y otra más estrecha y menos profunda de salida, por lo general más larga, que recibe el nombre de “cola de rata” e indica la dirección del corte. El estudio de estas heridas puede ofrecer al investigador la posición relativa entre la víctima y su agresor.



En los casos de suicidios e incluso en los de decapitación, se suelen encontrar lo que se llaman “heridas de tanteo”, que son pequeños cortes hechos antes del corte  principal por indecisión del suicida o por tantear el homicida la maniobra.

(En el próximo post incluiremos las que faltan por publicar: punzo-cortantes, punzo-contundentes y corto-contundentes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada