nuevos articulos

16.8.11

INVESTIGACION INCENDIOS INTENCIONADOS


MOTIVACIONES EN INCENDIOS INTENCIONADOS


Una de las muchas cuestiones que siempre se plantea al acometer la investigación de un incendio es la de acertar en su calificación etiológica, sobre todo en lo referente a si es un incendio intencionado o no. Es posible que además de lo explicado hasta ahora sobre las fuentes de ignición, la propagación del fuego, el comportamiento de materiales, la inspección técnico-ocular, etc., al investigador le sirva de ayuda saber cuáles son las motivaciones que se vienen a dar en los incendios intencionados. De ello vamos a tratar seguidamente.

Para empezar tenemos que definir el significado de arsonismo, término procedente del inglés arson, con el que internacionalmente se denomina al incendio provocado intencionadamente. Derivado de lo anterior aparece también el de arsonista, siendo este el nombre que recibe la persona incendiaria que lo provoca.

1.-Incendios intencionados de bienes propios por motivos económicos

 En estos casos son los propios dueños del inmueble o del negocio quienes provocan el incendio para lucrarse con él, generalmente defraudando a la compañía de seguros con la que tengan contratada una póliza. Las razones que llevan a estas personas a cometer estos actos pueden ser:

-Renovar la maquinaria antigua de su equipo de producción.

-Deshacerse de un exceso de stock de material.

-Cambiar de local por necesitar costosas reparaciones.

-Satisfacer deudas pendientes.

-Imposibilidad de continuar con la actividad por cierre forzoso del negocio.


2.-Incendios intencionados para encubrir delitos

Con ellos se pretenden encubrir actos delictivos anteriores simulando un incendio. La finalidad es ocultar pruebas sobre robos, estafas, irregularidades fiscales o financieras, homicidios, etc. El arsonista confía en que el poder del fuego destruya todo indicio del hecho delictivo previo.

3.-Incendios intencionados con ocasión de disturbios

 Son incendios provocados por motivos políticos, laborales, raciales, etc., o por simple gamberrismo que se desarrollan más o menos espontáneamente durante disturbios callejeros.

4.-Incendios intencionados por presiones coactivas

 La pretensión es la de desestabilizar una empresa, una institución u otro ente público o privado, a fin de lograr de ella un beneficio político, económico o de cualquier otra índole. Aunque también pueden cometerse individualmente, con frecuencia son llevados a cabo por bandas delictivas con una cierta estructura organizativa, las cuales planifican en mayor o menor medida todas sus acciones, pero que no tienden a ocultar la intencionalidad del incendio. Podemos incluir aquí a los actos de terrorismo, narcotráfico, sabotaje industrial, contrabando, etc.

5.-Incendios intencionados por venganzas personales

Las personas que los cometen actúan por odio, rencor o despecho, buscando vengarse de algo que consideran una injusticia contra ellas. Se suelen llevar a efecto de manera individual y pueden hacerse de forma planificada, aunque también los hay que se improvisan. Se encuadran en este apartado las revanchas contra compañeros de trabajo, los conflictos personales con los jefes, los despidos laborales, los despechos amorosos, las viejas enemistades, etc.


6.-Incendios intencionados por desequilibrios mentales

Los autores de esta clase de incendios padecen inestabilidades psíquicas o problemas mentales. Los psiquiatras piensan que este tipo de personas provocan un incendio como solución a sus problemas personales, reduciendo así sus tensiones psíquicas y dando salida a sus depresiones. Algunos de estos supuestos son:

-Sujetos que padecen alcoholismo o drogodependencia.

-Las personas con tendencias suicidas.

-Los que se sienten subyugados por el espectáculo del incendio.

-Quienes desean sentirse héroes luchando contra el fuego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario