nuevos articulos

21.8.11

MOMIAS Y CADAVERES EN GENERAL

Atención:

Alguna o algunas de las imágenes que aparecen en este Curso Básico de Investigación Criminal pueden herir la sensibilidad del lector.
Dichas imágenes forman parten del C.B.I.C. de M.F.R. y V.A.M. y pertenecen a casos tratados e investigados por la Unidad de Policía Científica de la Policía Municipal del Ayuntamiento de Bilbao.
Algunas imágenes han sido retocadas para preservar la identidad de los fallecidos.



MOMIAS Y CADAVERES EN GENERAL

Hasta ahora hemos visto los cuatro fenómenos cadavéricos utilizados para poder determinar la data de la muerte. A continuación vamos a ver otros fenómenos distintos, que hay que conocer porque tienen su utilidad en la investigación técnico-científica de la Medicina Forense, pero que no sirven de apoyo para saber el momento en el que se produjo la defunción. Estos fenómenos son el espasmo, la momificación y la adipocira.

1.-Espasmo cadavérico:

 Es un tipo de rigidez poco frecuente que se produce de forma súbita en el momento de perder la vida y que se da, preferentemente, en algunas clases de muertes violentas. Consiste en una contracción inmediata de algunos músculos del cuerpo en el momento de la defunción, por lo que no es generalizado si no que se halla localizado en una parte del cadáver.

Hoy en día todavía no se sabe con exactitud el mecanismo que hace que se produzca, aunque en algunos casos se achaca a la fuerza con la que, por ejemplo, un suicida empuña una pistola en el momento de dispararse con ella un tiro en la cabeza, provocando una rigidez inmediata en la mano que porta el arma.

La rigidez fruto del espasmo cadavérico no tiene utilidad para determinar la data de la muerte, pero, al contrario, al investigador sí le sirve de ayuda para configurar la posición del cuerpo en el instante final del suceso y para la reconstrucción de los hechos.

Las características más interesantes del espasmo cadavérico son las siguientes:

-Hay que diferenciarlo de la rigidez cadavérica, pues no es un signo tanatológico para establecer la data de la muerte.

-El espasmo no es habitual y es “in morten”, mientras que la rigidez se da siempre y es “post morten”.

-Se identifica en el agarre de las armas u otros objetos en las manos de la persona que fallece de forma súbita.

-Donde más se ha observado es en los casos de suicido con arma de fuego disparándose la víctima sobre el cráneo.

-El espasmo también se puede manifestar en el mantenimiento de expresiones o muecas en la región facial del cadáver.




2.-Momificación:

Cuando el cadáver de una persona permanece un tiempo en un ambiente seco, ventilado y de temperatura alta, es posible que la putrefacción se interrumpa y entre en juego un nuevo fenómeno cadavérico denominado momificación.

Al contrario de lo que sucede con la putrefacción, la momificación es un proceso de conservación del cadáver dentro de unos límites, transformándolo en una momia de preservación indefinida si se mantienen las condiciones favorables. Ello ha facilitado, en ocasiones, la identificación de algunos cadáveres momificados a través de sus necroreseñas dactilares. Sin embargo, para establecer la data de la muerte no representa un elemento de contribución de igual importancia a los cuatro fenómenos cadavéricos explicados en los anteriores puntos: enfriamiento, rigidez, livideces y putrefacción.

La momificación cabe ser artificial mediante técnicas de embalsamiento funerario, como así se ha hecho con el cuerpo algunas personas famosas e ilustres, pero esto, desde el punto de vista criminalístico, perjudica a la investigación criminal al modificar el cadáver con procedimientos físicos y contaminarlo con sustancias químicas para su conservación.

Aparte de lo explicado, otras características de la momificación a tener en cuenta son:

-La momificación puede ser parcial o total, esto es, puede afectar a todo el cuerpo o únicamente a una parte de él y que, por lo general, se corresponde a una zona poco irrigada por la sangre. Por consiguiente, es posible encontrar un cadáver que tenga momificada, por ejemplo, una mano, un pié o una oreja.

-Las hemorragias abundantes y los fallecimientos que conlleven una fuerte deshidratación son factores que predisponen el cuerpo hacia la momificación.

-Las lesiones producidas en la piel de un cadáver momificado pueden conservarse lo suficientemente bien para su estudio forense.

-La momificación es más frecuente en recién nacidos, en mujeres y en personas delgadas, siendo excepcional en sujetos obesos.

3.- Adipocira:

Llamada también saponificación, es un proceso que se da cuando el cuerpo está en terrenos húmedos o aguas estancadas, aunque también puede aparecer en cadáveres que han permanecido en aguas en movimiento. El tiempo que tarda en producirse abarca de 2 o 3 meses a 1 año desde el instante de la defunción.

La adipocira es una especie de coraza grasa untuosa o viscosa, que después de haberse secado adquiere una consistencia dura y granulosa de color gris blanquecino. Al igual que la momificación puede afectar a todo el cuerpo y ser total, o tan solo a una zona y ser parcial. Tal cosa puede suceder, por ejemplo, en un cadáver parcialmente sumergido en agua durante un tiempo suficiente.

La adipocira no conserva la epidermis, por lo cual no permite el estudio lofoscópico de las necrodactilares para una identificación del fallecido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario