nuevos articulos

23.9.11

FOTOGRAFIA POLICIAL



FOTOGRAFIA OPERATIVA POLICIAL

Existen actividades de la investigación operativa que, en ocasiones, necesitan ser registradas de forma gráfica o así conviene tenerlas. Tal es el caso de los seguimientos y las vigilancias que se llevan a cabo sobre ciertas personas de interés para una investigación criminal concreta. Algunas de esas imágenes pueden tener en principio un uso informativo, pero a veces también se graban con el propósito de servir de prueba a lo largo del proceso penal que se desate con motivo de la investigación.
A fin de no detectarse la presencia policial, muchas de las fotos tienen que sacarse en condiciones especiales, generalmente desfavorecedoras, que complican el trabajo fotográfico, pero no por ello el resultado de las imágenes captadas ha de ser siempre deficiente, puesto que se dispone de técnicas de eficacia sobradamente probadas.
En la fotografía operativa adquieren un inestimable valor el ingenio y la habilidad de los investigadores para colocar cámaras ocultas en puntos de observación, sin que puedan ser descubiertas y pasen desapercibidas en el entorno habitual del paisaje. La construcción de “cuartos oscuros” desde donde filmar, la instalación de sistemas que permitan una visión o un manejo de los aparatos a distancia, el camuflaje de cámaras en vehículos o en objetos portátiles de lo más simple y, en general, la capacidad de saber aprovechar el terreno para mimetizar los instrumentos fotográficos, son tan sólo algunos de los métodos que los investigadores han ido desarrollando en aras de un buen trabajo.
Un principio fotográfico ya enunciado en el reportaje fotográfico de la inspección técnico-ocular y en la fotografía de laboratorio y que ratifica su validez en la fotografía operativa, es el de hacer siempre más tomas de las aparentemente necesarias.
En cuanto a la filmación en vídeo podemos decir que su uso es quizá más frecuente que el de la fotografía fija, debido a las mejores condiciones que ofrece para captar imágenes en movimiento.

1.-Material necesario para la filmación

 Hoy en día, el equipamiento para la captura de imágenes en la fotografía operativa abarca desde lo más simple, una cámara convencional, hasta sofisticados productos altamente desarrollados y fabricados expresamente con esa finalidad, como las minicámaras que se confunden con el botón de una chaqueta o los vehículos equipados con todo tipo de aparatos técnicos de vigilancia. Conviene recordar, no obstante, que muchas veces la clave en la consecución de buenas imágenes se halla más en el ingenio de los investigadores que en la tecnología.
El equipo estándar básico de fotografía operativa se compone del siguiente material:
-Cámara réflex.
-Objetivos de 135 a 500 mm.
-Duplicador.
-Trípodes.
-Cámara de video.
-Maletín para guardado y traslado del material.



Este material se puede complementar con otros aparatos, como pueden ser una pantalla para la visualización y evitar tener que mirar por el visor de la cámara, o un mecanismo de control remoto destinado a los giros de esta.
En equipamiento especial podemos encuadrar a las cámaras miniaturizadas o cámaras espía, superteleobjetivos de más de 500 mm., cámaras mimetizadas, cámaras específicas de fotografía nocturna, y vehículos de vigilancia preparados.

2.-Técnicas de la fotografía operativa

-Los objetivos de 135 mm. o superiores, llamados también teleobjetivos, permiten captar imágenes lejanas, pero al tener un considerable peso ocasionan trepidación por la fuerza ejercida con las manos al sujetarlos. Para solventar este problema es prioritario asentar siempre la cámara cuando se trabaje con este tipo de objetivos, pues de lo contrario las fotos saldrán desenfocadas, sobre todo en condiciones de luz deficiente. El asentamiento es preferible hacerlo sobre un trípode, claro está, si las circunstancias operativas así lo facultan.

-Los teleobjetivos no sólo requieren asentar la cámara, si no también una velocidad de obturación igual o superior a la distancia focal empleada. Así, como norma general se establece que a las tomas realizadas con un objetivo de 135 mm. corresponderá una velocidad de 125 o superior, con uno de 200 será de 250 o más, y así sucesivamente.



-Cuando se use un duplicador para doblar la distancia focal, esto es, convertir un teleobjetivo de 300 mm. en uno de 600 mm., hay que tener en mente la pérdida de luminosidad que esta maniobra conllevará. Si la situación lo hace factible es mucho mejor emplear directamente el objetivo que resulte de la duplicación.

-En ocasiones la amplitud de la escena abarcada por la cámara, ya sea fotográfica o de vídeo, se ve sensiblemente reducida producto de la ocultación o el enmascaramiento del equipo. Hay veces en las que esto no adquiere importancia, pero cuando sí la tiene se remedia despejando los objetos que se encuentren en el campo visual de la cámara y perfeccionando el camuflaje de la misma.

-La fotografía operativa de noche puede llevarse a efecto mediante equipos especiales de tomas nocturnas, o bien a través de objetivos luminosos de visión nocturna y una cámara que disponga del software adecuado para operar con ellos.


-Las filmaciones a pie en la calle o en establecimientos públicos con cámaras ocultas en bolsos, maletines, paquetes u otros objetos de mano es mejor que sean hechas en vídeo, toda vez que al estar grabando permanentemente es mucho más fácil lograr el plano deseado, bastando para ello con ir orientando la cámara hacia el punto que se quiera fijar. El zoom tendrá que estar en la posición que abarque la máxima amplitud de campo.


-Cuando se vayan a efectuar tomas fotográficas o en vídeo desde los cristales del vehículo policial hay que asegurarse de su limpieza, dado que las manchas perjudican la nitidez de la imagen aunque parezcan inapreciables.
En el mismo supuesto, habrá que prestar atención a hipotéticos reflejos causados por la luz ambiental sobre las lunas de cristal.


-Si el vehículo policial está en movimiento y se quiere fotografiar algo inmóvil se tendrá que trabajar con velocidades de obturación rápidas, calculadas en función de la marcha que lleve aquel.



-Una herramienta muy útil para la fotografía operativa es la furgoneta preparada para las vigilancias. En el mercado se comercializan algunas muy desarrolladas tecnológicamente, que cuentan con un completo equipo de filmación fotográfica y de vídeo, incluyendo un dispositivo de periscopio capaz de orientar la cámara en cualquier dirección. Las furgonetas convencionales adaptadas artesanalmente son también de gran utilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario