nuevos articulos

11.9.11

FOTOGRAFIANDO HUELLAS DACTILARES


FOTOGRAFIANDO HUELLAS DACTILARES


Las huellas dactilares son, cualitativa y cuantitativamente, uno de los indicios de mayor importancia en la investigación criminal y, por consiguiente, uno de los más fotografiados.
Veamos algunas de las técnicas policiales básicas destinadas a su correcta fijación gráfica:


-En la foto de conjunto parcial han de verse las huellas en grupo, salvo que se trate de una huella aislada, y la ubicación que ocupan en el soporte que las contiene. El alojamiento de las huellas en dicho soporte debe observarse claramente en la imagen, con el propósito de acreditar su existencia fehaciente y que cualquiera de aquellas obtenga procesalmente fuerza probatoria si se averigua a quien pertenece.


-No es imprescindible que en las fotos de conjunto parcial se aprecien las crestas dactilares, bastando con que se vean las manchas típicas de los rastros locoscópicos a los que se les ha aplicado un reactivo para su revelado. Sin embargo, en las de detalle sí puede adquirir una importancia vital recoger en la imagen dichas crestas, pues con esas fotos cabe la posibilidad de que se hagan las búsquedas en la base de datos y se utilicen, caso de ser positiva la búsqueda, en el informe pericial llevado a efecto.




-Hay que controlar la iluminación adaptándola al color del soporte para conseguir un buen contraste y, al mismo tiempo, impedir sombras y reflejos que oculten las huellas. A veces, estos últimos cabe reducirlos con un filtro polarizador. Si la superficie es brillante y se requiere usar el flash es necesario evitar dirigirlo de forma directa hacia aquellas, puesto que su destello a tan corta distancia traerá problemas de sobreimpresión.

Todo esto adquiere una especial importancia en las fotos de detalle.






-Para las fotos de detalle se deberá disminuir la distancia entre el objetivo y la huella todo lo que se pueda, acercando la cámara al máximo hasta tener en el visor la imagen lo más grande posible. Esta operación contribuye a mejorar la calidad al reducir el tamaño de las ampliaciones que después tendrán que hacerse.


-En las fotos de detalle la cámara tiene que estar lo más paralela posible a la superficie sobre la que se asiente el rastro dactilar, ya que de lo contrario la imagen resultante de la huella podría presentar una deformación que obstaculizase la identificación lofoscópica.


-En ciertas ocasiones, no siempre, puede ser recomendable utilizar un trípode para las tomas de detalle, dado que al trabajar en distancias tan cortas se aminoran con él los riesgos de imágenes movidas.


-Una vez levantada la huella y alojada en una hoja de transplante se fotografiará de nuevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario