nuevos articulos

28.9.11

LA DACTILOSCOPIA

LA DACTILOSCOPIA

Continuamos con el tema de la dactiloscopia (ver: sistemas de identificación y dactiloscopia), y hoy empezaremos hablando de 

Delta:

Delta, es el lugar donde se juntan las tres limitantes. Es una figura producida por la fusión de los tres sistemas y que puede tener un aspecto de triángulo o de un trípode. A veces, cuando adquieren forma triangular, suele aparecer en el centro de esa figura un punto, el cual recibe el nombre de punto déltico central. En el caso de ser un trípode, el punto déltico es aquel donde se unen sus tres patas.



En relación al número de deltas que puede tener un dactilograma, los hay que no tienen ninguno, otros cuentan con uno o con dos y, excepcionalmente, algunos tienen tres. Por su situación pueden ser derechos, izquierdos y centrales, según se hallen en uno u otro lado del dibujo o en la parte central de la impresión dactilar. El delta es de una gran importancia para la dactiloscopia, porque en él se basa la clasificación de los dactilogramas.




Clasificación de los dactilogramas

 En función de la existencia o no de delta y del lugar donde se encuentre este, los dactilogramas se clasifican en cuatro grandes grupos: Adeltos, dextrodeltos, sinistrodeltos y bideltos. Existen también los trideltos, pero su frecuencia es tan escasa que no se ha contado con ellos a efectos clasificatorios.

-Adeltos: Se designan así a los dactilogramas que carecen de delta, fruto de que no tienen sistema nuclear.

-Dextrodeltos: Su nombre completo es el de monodeltos dextrodeltos, aunque siempre se les llama sólo dextrodeltos. Son los que disponen de un único delta situado a la derecha del dactilograma.

-Sinistrodeltos: Al igual que los anteriores son también monodeltos, pues cuentan con un solo delta, en este caso situado a la izquierda del dibujo dactilar.

-Bideltos: Son los dactilogramas que presentan dos deltas, cualquiera que sea la situación de estos. Además de este nombre tienen otro denominado verticilos, por ser característica de su sistema nuclear la aparición de formas verticilares, es decir, formas de remolinos.

Los cuatro dactilogramas que aparecen a continuación pertenecen a cada uno de los cuatro grupos clasificatorios, pudiendo apreciarse claramente que las diferencias entre ellos obedecen a la cantidad y situación de sus deltas. Los números se corresponden del siguiente modo 

1) Adelto

2) Dextrodelto

3) Sinistrodelto

4) Bidelto




Formulación y archivo de los dactilogramas: La fórmula dactiloscópica es una serie ordenada de letras, números y signos, mediante los cuales se clasifican en un archivo las huellas dactilares de una persona. Ello permite localizar con cierta rapidez la huella o huellas de un individuo entre las miles que pueda haber archivadas.

Existen varios tipos de formulación, dependiendo del número de dedos de la persona y cuyos dactilogramas disponga el analista para poder usar en la búsqueda, la cual será más fácil cuantos más dactilogramas del individuo tenga en su poder. Así, tenemos la fórmula:

-Monodactilar
-Pentadactilar
-Decadactilar

La primera se refiera a la de un solo dedo de una mano, la segunda a la de los cinco de la misma mano y, la tercera, a los diez dedos de ambas manos. Estas fórmulas se representan en forma de quebrados matemáticos, uno por cada dedo, con un numerador y un denominador.

A pesar del concepto matemático que tiene el término de fórmula, a la hora de aplicarla en la búsqueda del archivo el resultado no es la obtención de un solo dactilograma que se corresponde con el que se está buscando. Por el contrario, lo normal es que se encuentren varias fórmulas iguales, puede que sean un centenar si el fichero es grande, siendo labor del perito dactiloscopista examinar los dactilogramas uno a uno para localizar entre todos el que busca.

Evidentemente, ante esta complejidad de búsqueda la importancia de tener bien organizado el archivo dactilar se eleva considerablemente, para lo cual es conveniente disponer al menos de archivos monodactilares y decadactilares. No obstante, gracias a los avances de la ciencia informática, hoy en día existen programas que facilitan enormemente y con una gran precisión estas clases de búsquedas.




-Puntos característicos o minucias:


 La fórmula por sí sola no es el elemento que certifica la identificación dactilar, si no que representa tan solo un medio para buscar un dactilograma o un conjunto de ellos dentro del fichero. Son los puntos característicos o minucias los que sí acreditan de forma científica la correspondencia entre dos dactilogramas.
Existe variedad entre los diversos puntos característicos que recoge la dactiloscopia, cada uno nombrado de modo distinto para ser diferenciado de entre el resto. Sin embargo, todos tienen en común que son bifurcaciones o convergencias de crestas e inicios o terminaciones de ellas llamadas abruptas. Tal cosa reduce toda esa variedad a solo dos tipos.



En lo referente a cuántos puntos característicos son necesarios para establecer la identidad de una persona a través de la dactiloscopia, hay que decir que no existe normativa legal al respecto ni unanimidad científica internacional. Así, tenemos que no está fijado legalmente un número mínimo alguno y que los cuerpos policiales de los diferentes países aplican en su mayoría cifras distintas que oscilan entre 8 y 18 puntos coincidentes, sin que pueda existir alguno excluyente.

Lo que sí se debe cumplir es el convencimiento íntimo del perito dactiloscopista de que los dactilogramas estudiados se corresponden entre sí, y ese convencimiento estará en función no sólo del número de puntos característicos hallados, sino también de otros factores distintos como su concentración en una zona, su morfología y otras cuestiones. En cualquier caso, la práctica habitual de todos los cuerpos policiales de nuestro país es la de localizar 12 puntos, aunque se suelen hacer identificaciones con menos que son perfectamente válidas a efectos científicos y legales.


-Sistema de búsqueda automatizada de dactilogramas


 Como ya se ha dicho anteriormente, los avances tecnológicos están permitiendo la búsqueda automatizada de los dactilogramas obrantes en un archivo utilizando programas informáticos de alta definición.
A través de ellos las búsquedas se simplifican notablemente, haciéndose mucho más rápidas y precisas, pero sigue siendo imprescindible el análisis final del dactiloscopista sobre las muestras que el programa proporcione.

Básicamente, la búsqueda automatizada se establece comparando la máquina la constelación de los puntos característicos que cada dactilograma traza. Es decir, esos puntos configuran una posición y unas medidas entre sí que el programa compara, ofreciendo al técnico los dactilogramas que le parecen más semejantes.

Existen varios sistemas de búsqueda automatizada y que se denominan con abreviaturas tales como A.F.I.S. (Automated Fingerprint Identification System), o la castellanizada S.A.I.D. (Sistema Automatizado de Identificación Dactilar). Estos sistemas utilizan una tecnología basada en algoritmos y se empezaron a implantar a comienzos de la década de 1990.

RESPOL-AFIS. Advanced Software Technologies S.A. AST.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada