nuevos articulos

14.12.11

COMO REGISTRAR UN VEHICULO

www.insigniaonline.es
De nuevo, las especiales características de los vehículos nos llevan a darles un tratamiento aparte, ya que, sean de la clase que sean, poseen un sinfín de huecos aptos para la ocultación de objetos tanto en el interior de los habitáculos como en el exterior. Algunas de las técnicas del registro de vehículos son:


-Los vehículos se prestan a la construcción en ellos de compartimentos diseñados para esconder objetos, inteligentemente mimetizados con su estructura como si de fábrica así hubiesen salido. En ciertos casos, el cierre y apertura de esos compartimientos se controla de forma electrónica, haciendo de este modo más difícil su descubrimiento. Por tales motivos, los agentes deberán estar muy atentos a cualquier cable extraño, mampara de separación, variación de material, etc., cuyo significado o utilidad no se entienda.


-En los registros motivados por tráfico de estupefacientes son muy útiles los perros entrenados en su detección. En estos casos, lo primero es pasar el perro para evitar confundirle con más olores si antes han entrado a registrar los agentes.

 -A la hora de registrar por completo un vehículo este se dividirá hasta un máximo de cuatro partes, las cuales, cuando intervienen varios agentes, permiten su reparto entre ellos. Dichas partes son:

·Frontal: Abarca desde el principio del vehículo hasta el cristal delantero. En camiones y autobuses sin morro esta zona queda reducida al compartimento del motor.

·Posterior: Va desde el cristal posterior hasta el final. Los vehículos de sólo dos volúmenes carecen de esta parte.

·Interior: Comprende todo el habitáculo destinado al conductor y los pasajeros.

·Inferior: Es la zona de los bajos, incluida los pasos de rueda y las ruedas.

-En la parte frontal los puntos más comunes de ocultación son el parachoques, el motor al completo y el hueco interno de la zona de la matrícula. Dentro del motor no es habitual el alojamiento de indicios, pero en una revisión exhaustiva hay que mirar especialmente el filtro del aire, la caja del motor de arranque, los pilotos de luces, la parte interna del ventilador y la batería. No se debe descartar la instalación de piezas falsas en cuyo seno se escondan objetos.


-En cuanto a la parte posterior se refiere, esta se centra fundamentalmente en el maletero y el equipaje o cosas en él depositadas, como caja de herramientas, latas de aceite, etc. También puede incluir el depósito de
combustible y el compartimento de la rueda de repuesto, que suelen estar situados en zona trasera. 

Completan esta parte los pilotos de las luces, el hueco de la matrícula y el parachoques trasero.

 -Con respecto al interior son múltiples los sitios en donde ocultar cosas, algunos muy trabajados para no poder ser descubiertos. Dichos sitios son la zona interna del tablero de instrumentos, la guantera con un sobrefondo falso, el hueco del aparato de música, los alojamientos de los ceniceros, los espacios entre los paneles de las puertas, los asientos por dentro y, en general, cualquier lugar capaz de acoger disimuladamente sustancias y objetos.
www.insigniaonline.es

-Aunque la parte inferior, al igual que el motor, no es una zona usual de ocultación, en ella resulta viable colocar objetos en puntos más o menos cubiertos o tapados. Como para sujetarlos emplean alambre, cinta adhesiva u otro medio de fijación, la presencia de cualquier elemento de sujeción les delata. También cabe la posibilidad de construcción de falsas piezas que encubran el escondite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario