nuevos articulos

16.12.11

LA POLICIA EN EL ANTIGUO REGIMEN

www.insigniaonline.es
Ya en el siglo XV y con la instauración del antiguo régimen, el Estado adquiere la fuerza necesaria para centralizar en él todo el poder, asumiendo así la organización de la totalidad de la Administración pública y el control del aparato burocrático.

La policía se ve instrumentalizada por el Soberano, quien la emplea para el logro de sus propósitos, enfocados hacia la obtención y mantenimiento de un poder absoluto. Así se transforma en una útil herramienta a su disposición, destinada primero a eliminar cualquier vestigio del pasado feudal, para después servir como un sistema que desintegre la mas mínima voluntad del individuo por limitar a ese mencionado poder.

En éste periodo, el concepto de la policía se torna otra vez dualista y se amplía nuevamente a otras facetas de la vida ciudadana distintas de la seguridad, haciendo que la policía estuviera en todas las cosas más comunes, amparándose para ello en el argumento de que el príncipe absoluto perseguía la prosperidad y el bienestar personal de sus súbditos.

Sin embargo, su verdadero fin es mucho menos altruista y no es otro que el de ejercer policialmente un poder omnipresente, que aborte cualquier brote de pensamiento que pueda menoscabar ese poder. Así, se abruma a los ciudadanos con innumerables normas en todos los aspectos, las cuales penetran incluso en la esfera de su intimidad más personal. La confusión de funciones, nos dice Nuria Sales en "Los Mossos d'Esquadra en el Antiguo Régimen", hacía que la función policial estuviera en manos de personas que ni eran profesionales ni gentes especializadas en seguridad que, además, dependían de una mezcolanza de organizaciones más o menos institucionales inconexas e independientes entre sí y de orígenes muy variados, pues podían ser eclesiásticos, laicos, militares, órdenes militares, gremiales, etc. Exactamente igual se pronuncia André Bossard (1980) en "Las funciones policiales", cuando dice que "en el pasado, algunas de las atribuciones policiales confiadas actualmente a las fuerzas policiales fueron ejercidas por magistrados, otras por soldados, administradores, jefes locales, señores o servidores personales del soberano".

Al principio, la población agradecía al príncipe sus desvelos por su felicidad y aceptaba con agrado toda esa carga normativa, ya que ella les libraba de los caprichos y arbitrariedades que caracterizaron el periodo feudal, pero pasado un tiempo, cuando ya se hizo patente este doble juego y quedó clara la realidad de sus intenciones, el sistema social quebró, dando origen a un nuevo concepto de la policía y adquiriendo ésta una dimensión mucho mas acorde con lo que hoy és y representa socialmente en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario