nuevos articulos

31.7.11

LAS HUELLAS DEL DELITO

LAS HUELLAS DEL DELITO

5.-Procedimientos de levantamiento y embalaje de indicios

Una vez vistas las fases de la recogida y traslado de indicios, a continuación veremos los procedimientos de levantamiento y embalaje de algunos de los indicios que hasta ahora hemos dado, no sin antes comentar que, como norma general, habrán de ser recogidos y manipulados usando siempre guantes de látex. Igualmente, para manejar objetos sin que se deterioren sus huellas, manchas, marcas, etc. que contengan, conviene tocarlos por las zonas en las que no pueda haber alojadas evidencias. Así, por ejemplo, los objetos sobre los que se crea que puedan albergar huellas lofoscópicas deben tocarse por los bordes, partes estriadas y demás superficies donde es difícil que estén depositadas este tipo de huellas.

-Vasos, jarras y botellas

Los vasos se cogen por los extremos con dos dedos y presionando sobre las aristas. Con las jarras y los vasos grandes se utilizarán las palmas de las manos. Las botellas se cogerán por su parte superior, lo más cerca posible a la zona del tapón, o bien con las palmas de las manos y de forma similar a las jarras. En todos los casos se ha de tener cuidado para no derramar el líquido que contengan, ya que este, además de ser otro indicio más, si moja la superficie exterior del recipiente afectará negativamente a las huellas lofoscópicas.

Para traslados cortos hasta el laboratorio no hace falta embalar estos indicios, puede bastar con introducirlos en una bolsa evitando su roce con las paredes de la misma durante el transporte y manteniéndolos siempre sujetos y a la vista.

-Cristales

Se tomarán por los bordes, y con las palmas de las manos cuando tengan cierto tamaño. Si uno o varios lados se encuentran rotos, el investigador deberá tener cuidado para no cortarse. Para el embalaje se puede seguir la misma pauta que con los vasos, jarras y botellas.



-Armas de fuego
Las armas cortas se levantan sujetándolas del guardamonte o de las cachas si estas son estriadas, o de una superficie rugosa y siempre que no estén manchadas de sangre u otra sustancia. Las armas largas por el guardamonte y la base de la culata. Nunca introducir un bolígrafo, palo o varilla metálica por el cañón, pues se podrán producir marcas en su interior o contaminarse de tinta. No soltar el cargador ni manipular el arma. Si hay que sacar el cartucho de la recámara hacerlo sin borrar huellas ni manchas.

Cuando el trayecto es corto el embalaje también puede ser una bolsa de plástico, tomando igualmente la precaución de que no roce el arma con las paredes de la bolsa.



-Casquillos y balas

 Se recogerán por sus bordes, teniendo especial cuidado de no golpearlos o que caigan al suelo una vez recogidos, puesto que las marcas de percusión, extracción, estrías, etc. podrían sufrir un deterioro. También resulta apropiada su recogida empleando pinzas finas con las puntas forradas de goma para evitar rayar el indicio. En ambos casos se embalarán dentro de pequeñas cajitas en cuyo interior se colocará un trozo de algodón para su inmovilización.

Las balas alojadas en paredes, puertas, muebles, etc., deber ser extraídas con sumo cuidado y, si es posible, se llevarán al laboratorio junto a su soporte para extraerlas allí con más calma y mejor  instrumental.


-Armas blancas

 Levantarlas por los bordes, cantos y extremos, evitando tocar en la hoja y la empuñadura la parte donde pueda haber huellas o manchas. Para traslados breves su embalaje puede hacerse en bolsas de plástico.

-Documentos y papeles

 Recogerlos por las esquinas. Si estuvieran arrugados o doblados no alisarlos ni estirarlos a ser posible, pero si hubiera de hacerse realizarlo con cuidado. Si están rotos hay que recoger todos los fragmentos. Su embalaje se puede hacer introduciéndolos dentro de un sobre, pero para ello no deben ser doblados, siendo preciso utilizar un sobre más grande.

-Cintas adhesivas

Sujetarlas por una esquina, procurando no deteriorar la parte donde se halla el pegamento y no dejar impreso nada en ella. Si están arrugadas no alisarlas y si están pegadas a un objeto no despegarlas, ya que esas operaciones solo se pueden hacer en el laboratorio. En su embalaje hay que tener especial cuidado de que no se adhieran a las paredes del recipiente que las contenga.

-Herramientas

 Se pueden manipular por las partes rugosas donde se observe que no hay huellas, manchas, pelos, marcas o cualquier otra clase de evidencia. Dependiendo de su tamaño y peso también se podrán sujetar presionando en los extremos o los lados con las palmas de las manos. En traslados cortos hasta el laboratorio su embalaje puede realizarse en bolsas de plástico.

-Tolvas, cajones y estuches

 Se levantan y manejan por las esquinas.

 -Tierra, serrín y partículas metálicas

 Se recogen con cucharillas y se depositan en frascos de cristal. A veces se emplea un aspirador adaptado con un recipiente en donde quedan almacenadas dichas virutas y partículas.



-Manchas y restos de pintura

 Siempre que sea posible las manchas se recogerán junto a su soporte. Los restos o fragmentos se levantan usando pinzas, dejándolos en cajas de plástico con algodón en su interior para evitar que se muevan.

-Fibras y telas

 Es factible recogerlas a mano o con pinzas, guardándolas después en sobres de papel o bolsas de plástico.

-Ropas con sangre, orificios de bala o arma blanca

 Cogerlas por donde no se hallen esas evidencias, teniendo muy presente que si están impregnadas en sangre se deben dejar secar en un lugar seco y ventilado antes de embalarlas.

-Manchas de sangre

 Dependiendo de cómo se encuentre la sangre existen varios procedimientos de recogida. Si la sangre está seca se raspa y se guarda en un tubo de ensayo esterilizado. Si está líquida se puede recoger con una cucharilla o impregnándola en un hisopo de algodón y guardarla del mismo modo anterior. En cualquier caso es muy importante señalar una vez más que las manchas de sangre impregnadas en cualquier objeto deben dejarse secar en un lugar seco y ventilado, ya que de lo contrario se pudren y pierden su valor analítico.

-Otros restos biológicos

 Los pelos, dientes, semen y demás restos orgánicos se recogen para cada caso con pinzas, cucharillas e hisopos de algodón, embalándolos en frascos y tubos esterilizados.

29.7.11

EL LUGAR DE LOS HECHOS DE UN CRIMEN

EL LUGAR DE LOS HECHOS


INSPECCIONES TECNICO-OCULARES


Definimos al lugar de los hechos como el escenario en el cual se comete un delito o se produce un suceso que requiere una investigación policial para su esclarecimiento. A menudo se tiende a pensar que solamente puede existir un lugar de hechos, en el que transcurre todo el incidente a investigar y en donde únicamente se puede llevar a cabo la inspección técnico-ocular. Sin embargo, desde una perspectiva más amplia existen cuatro tipos de lugares de hechos: cuantitativamente pueden ser únicos o múltiples; cualitativamente se dividen en principales y secundarios.


En consecuencia, los investigadores han de tener presente en sus averiguaciones la posibilidad de que el delito que tratan de esclarecer tenga más de un escenario, pudiéndose encontrar en cualquiera de ellos un indicio decisivo para la resolución del caso.


1-Lugar de hechos único


Calificamos así a todos los escenarios cuyo suceso se desarrolla de forma íntegra en un solo lugar. Numerosos casos tienen un único lugar de hechos, por ejemplo, el clásico robo en vivienda que se produce al estar sus moradores fuera de casa.


2-Lugar de hechos múltiple


Se da cuando un mismo delito tiene varios escenarios distintos. Siguiendo con el ejemplo de los robos en vivienda, supongamos que en uno de ellos se han llevado una caja fuerte y la trasladan en una furgoneta hasta una fábrica abandonada, donde la fuerzan y extraen los objetos de valor que contenga.
Tendríamos así dos lugares de hechos más, siendo el segundo la furgoneta y el tercero la fábrica.

3-Lugar de hechos principal

 Se llaman así a los escenarios en los cuales se desarrolla la actividad delictiva principal en su totalidad o en su mayor parte. Supuestamente ha de ser más rico en indicios materiales que un lugar de hechos de menor importancia, pero como esto no siempre es así, los investigadores nunca deben desdeñar otros escenarios menores por lo que se pueda obtener de valor en ellos.

4-Lugar de hechos secundario

Consideramos de esta manera a los escenarios con una trascendencia menor para el acto delictivo que se investiga. No obstante, tal cuestión no significa que de allí no se factible sacar indicios que acaben por convertirse en magníficas pruebas. En ellos muchas veces se desarrollan los actos preparatorios del delito o los posteriores a él. Así y retomando una vez más el ejemplo del robo en vivienda, serían lugares de hechos secundarios la tienda donde se compraron o se robaron las herramientas para descerrajar la caja fuerte, o el escenario en el cual se deshicieron de ellas una vez usadas.

METODOLOGIA EN LA INSPECCION TENICO-OCULAR DEL LUGAR DE LOS HECHOS

La inspección técnico-ocular comienza en el momento en el que los policías se presentan en el escenario de los hechos, donde escrupulosamente han de seguir una metodología cronológica que se sintetiza en cuatro pasos:

1º) Protección del lugar de los hechos.

2º) Observación del lugar de los hechos.

3º) Fijación del lugar de los hechos.

4º) Recogida y traslado de indicios al laboratorio.

Estos pasos han de seguir este orden necesariamente, ya que si alguno de ellos se salta se cometerán errores que pondrán en peligro el éxito final de la investigación.

1.-Protección del lugar de los hechos

Es el primer paso y su función es la de asegurar el escenario y las potenciales pruebas que contenga, evitando su modificación o destrucción. Esta tarea tiene un encaje directo en la investigación preliminar que han de practicar los agentes de la patrulla de seguridad ciudadana, generalmente uniformada, que reciban de su centro coordinador el aviso del incidente para acudir, pues ellos serán los primeros en llegar allí y, por tanto, los principales encargados de evitar la alteración del escenario del suceso y sus indicios.

2.-Observación del lugar de los hechos

 Una vez protegido y debidamente controlado el escenario, da comienzo el siguiente paso, la observación del lugar de los hechos. Es en algún punto de esta fase cuando comienza el verdadero trabajo de los policías especialistas en inspecciones técnico-oculares. Una óptima observación ha de tener en cuenta los siguientes extremos:

-La observación tiene como objetivo la localización de todos los indicios existentes en el lugar de los hechos, interpretándolos adecuadamente para elaborar una primera hipótesis de lo allí acontecido. Observar no es mirar de cualquier modo, pues los indicios hablan, tienen su propio lenguaje y todo investigador experto ha de saber su idioma para comprender lo que dicen y extraer las conclusiones pertinentes.

-Generalmente, para la observación se aplica el principio “de la periferia al centro”, esto es, empezar por el exterior del escenario y finalizar en el centro del lugar de los hechos, teniendo en cuenta que como centro se toma el punto donde se desarrolla la actividad delictiva principal. En otras ocasiones se adopta lo contrario, es decir, “del centro a la periferia”.

-En lugares cerrados y desde la entrada principal hay que dirigir la vista en forma de abanico de derecha a izquierda y viceversa, cuantas veces sea necesario, avanzando lentamente hacia el interior.

-En lugares abiertos se puede empezar la observación desde el exterior y reflejar absolutamente todo, pero también el inconveniente de poder confundir a los investigadores con información innecesaria y no asociada al hecho investigado.

La fijación del lugar de los hechos se hace mediante uno o varios de los siguientes cinco procedimientos:

-La descripción escrita.

-La descripción verbal grabada.

-La planimetría y el croquis.

-La fotografía.

-La filmación en video.

avanzar lentamente hacia el interior mirando en abanico. También se pueden hacer lentos avances lineales con hileras de agentes, batiendo con la mirada todo el terreno.

3.-Fijación del lugar de los hechos

 Se entiende como tal a la plasmación sobre un soporte gráfico, escrito o sonoro del escenario del suceso y sus detalles más significativos, a fin de quedar todo él completamente registrado y en la misma situación en que fue encontrado por los funcionarios policiales.

La importancia de la fijación es enorme, pues será lo único que quede del lugar de los hechos original una vez que la fuerza policial finalice su trabajo.

En la práctica policial existen dos tipos de fijación: la fijación total y la fijación centrada.

-Fijación total

 Consiste en abstraerse de lo sucedido en el escenario y fijar a fondo todo él y sus detalles, aunque estos no tengan aparentemente relación con los hechos. Se suele llevar a cabo en graves delitos y tiene la ventaja de reflejar absolutamente todo, pero también el inconveniente de poder confundir a los investigadores con información innecesaria y no asociada al hecho investigado.

-Fijación centrada

 Radica en centrar los hechos acontecidos en el escenario y fijar del mismo solo aquellas partes y detalles que se consideran relacionadas con el hecho y de interés para la investigación. Se puede llevar a efecto con delitos leves y graves, siendo sus ventajas e inconvenientes los inversos a los de la fijación total.

La fijación del lugar de los hechos se hace mediante uno o varios de los siguientes cinco procedimientos:

-La descripción escrita.

-La descripción verbal grabada.

-La planimetría y el croquis.

-La fotografía.

-La filmación en video.

Fijación centrada de un escenario real por homicidio, mediante un plano sencillo de vista en planta. Croquis realizado por la Unidad Científica de la Policía Municipal del Ayuntamiento de Bilbao, encargada de la investigación de un homicidio con arma de fuego, en el interior de un local de hostelería.


4.-Recogida y traslado de indicios al laboratorio

 En los tres pasos anteriores se ha protegido, observado y fijado el lugar de los hechos, pero no se tocado ni movido indicio alguno. Pues bien, ahora, y no antes, es el momento de manipular los indicios materiales para su adecuada recogida, aplicando una serie de técnicas que aseguren su llegada a los laboratorios correspondientes en las debidas condiciones para ser analizados.

Una vez que los indicios se hallen en los laboratorios, se verán sometidos a los estudios y análisis que los técnicos especialistas determinen, a fin de aportar a la investigación las evidencias, datos e informaciones que puedan contener, así como servir de pruebas materiales en el proceso penal.

La recogida y traslado de indicios materiales se divide en cuatro fases consecutivas: levantamiento, embalaje, etiquetado y remisión.

-Levantamiento

 Es la maniobra de alzar el indicio de la superficie en la que se halle.

-Embalaje

Es la operación dirigida a inmovilizar el indicio dentro de un recipiente idóneo.

-Etiquetado

Consiste en reseñar el indicio, especificando en una etiqueta u hoja unida al embalaje los datos siguientes:
-Clase de indicio que contiene el recipiente.

-Número ordinal de marcado del indicio.

-Número de incidencia de la actuación policial, fecha y hora.

-Remisión

 Suele hacerse desde dependencias policiales y es el envío del indicio al laboratorio donde será analizado. Deberá cumplimentarse un escrito en el que constará, al menos, la siguiente información:

-Centro o cuerpo policial actuante.

-Número de incidencia de la actuación policial y motivo.

-Número de referencia judicial si la hubiera.

-Clase de indicio remitido y fecha de su recogida.

-Número ordinal de marcado del indicio.

-Destinatario del indicio.

-Tipo de estudio que se solicita.

IMPORTANTE:
Publicamos en el blog, una serie de colaboraciones inéditas relacionadas con la Investigación Criminal.
Estos textos no han sido publicados nunca antes. Es por  tanto, la primera vez que se publican en la red.
Estos textos tienen derechos de autor y están debidamente registrados.La reproducción total o parcial de esta información sin citar la fuente y el autor están penadas legalmente.
El autor y propietario de todos los derechos de este  “CURSO BASICO DE INVESTIGACION CRIMINAL”, es el Sr. D. Marcel Fernández Ruiz, Oficial de la Policía Municipal de Bilbao, quien ha autorizado a este blog de información la publicación de su trabajo.


28.7.11

INDICIOS Y EVIDENCIAS EN LA INVESTIGACION CRIMINAL

OTROS INDICIOS Y EVIDENCIAS EN LA INVESTIGACION CRIMINALISTICA

INSPECCIONES TECNICO-OCULARES

El listado de indicios y evidencias materiales que se pueden contemplar en Criminalística es inmenso. Podría llegar a ser infinito, dado que cualquier cosa imaginable que esté relacionada con un hecho delictivo se convierte automáticamente en un indicio.

Es imposible, por consiguiente, abarcar en un listado a todos y, aquí, en el presente texto, se ha establecido un límite basado en lo que se piensa que pudieran ser los de mayor interés. Sin embargo, aún quedan bastantes otros que también son importantes. Sobre algunos de estos vamos a hablar seguidamente, pero de una forma mucho más reducida.


Cabe destacar, antes de entrar en materia, una significativa consecuencia de esa extraordinaria cantidad de indicios posibles, y es que, en una inspección técnicoocular, el investigador se puede encontrar ante imprevisibles indicios y evidencias materiales con los que anteriormente nunca se había topado y de los que, incluso, dada su infrecuencia apenas haya técnicas de trabajo desarrolladas por la doctrina. Una situación así probablemente le genere cierta inseguridad a la hora de llevar a cabo su labor, pero frente a estos supuestos hay una norma por la que siempre se puede guiar y que no es otra que la de fijar fotográficamente el indicio y recogerlo en las mejores condiciones posibles, de cara a que una vez en el laboratorio se decida cómo analizarlo o dónde derivarlo para que técnicos cualificados sean quienes lo hagan. La aplicación de esta norma puede convertirse en algo vital para resolver satisfactoriamente una investigación.

1.-Manchas de semen

 Están asociadas casi siempre a delitos sexuales y para su localización es factible utilizar la luz ultravioleta, frente a la cual reaccionan presentando una tonalidad blanquecina. De ellas se pueden extraer evidencias de ADN que facultan la identificación del sujeto a quien pertenecen.
Suelen hallarse en sábanas, cubrecamas, sofás, asientos de vehículos, toallas, pañuelos de tela o de papel, etc. Es habitual que en la víctima queden depositadas manchas de semen en su ropa exterior, prendas interiores y sus partes sexuales íntimas.

2.-Manchas de saliva

 Se encuentran en colillas de cigarros, vasos, chicles, mordazas, sellos y demás cosas que entren en contacto con la boca, como bien pudiera ser un verduguillo o una careta empleada por un individuo encapuchado para ocultar su rostro mientras comete el delito. Al igual que el semen reaccionan bien a la luz ultravioleta y permiten la identificación a través del ADN.

3.-Manchas de sudor

Se localizan en áreas muy concretas de las ropas, tales como axilas, ingles, calcetines y cuellos de camisas. Mediante ellas también se puede llegar a la identificación por ADN de la persona que las ha dejado.

4.-Lesiones y heridas

En cadáveres se deben fijar en fotografía aunque más tarde lo sean también durante la autopsia. En personas vivas que han sido víctimas de un delito grave es muy conveniente sacar fotos a sus lesiones, toda vez que así se acredita más fehacientemente la agresión sufrida.

Fotografía de la Unidad de Policía Judicial de la Policía Municipal del Ayuntamiento de Bilbao


5.-Manchas y restos de pintura

 Son frecuentes en actos criminales en los que interviene un vehículo, tales como accidentes de tráfico y robos en establecimientos por el método del “alunizaje”. En ocasiones es posible hallar fragmentos de pintura entre las ropas de la víctima o las del propio autor. El estudio de estos indicios en el laboratorio puede crear una línea de investigación, y si se dispone de muestras indubitadas para comparar es posible confirmar su correspondencia.

6.-Restos de madera

 El análisis de las astillas, virutas y serrín puede determinar el objeto de madera al que inicialmente pertenecían, siempre y cuando se disponga, claro está, de dicho objeto para cotejar con él los restos de madera hallados.

Si los trozos presentan, además, manchas de pintura o de barniz, el estudio habrá que hacerlo extensivo a estas nuevas evidencias.

7.-Roturas, fatiga y desgaste de materiales

 En accidentes laborales, derrumbes de edificios y demás siniestros que tengan un aparente carácter accidental, es importante fotografiar en detalle estos indicios para fijar bien cualquier alteración visible que presenten las estructuras, piezas y materiales que guarden alguna relación con el suceso. En la medida que el propio indicio lo permita, este deberá ser recogido y trasladado al laboratorio.

8.-Telas y fibras

 El estudio microscópico de esta clase de indicios establece cuáles son las características de su composición interna. Disponiendo de muestras tomadas de un tejido indubitado o testigo y apoyándose en la concordancia de esas características, resulta viable asociarlos, por lo menos, indiciariamente.

9.-Restos de alimentos

En algunos casos podemos encontrar huellas de mordida en un alimento, como bien podría ser una manzana, que sirvan para la identificación dental de una persona. Si los restos son de vómito pueden hallarse en ellos evidencias de sustancias tóxicas.

10.-Restos de polvo, tierra y barro

 El examen de su estructura y composición en el laboratorio puede relacionarlos con determinados lugares.

27.7.11

CABELLOS Y PELOS EN LA INVESTIGACION POLICIAL

CABELLOS Y PELOS EN LA INVESTIGACION POLICIAL

INSPECCIONES TECNICO-OCULARES

Teniendo en cuenta la facilidad y la frecuencia con la que se desprenden los pelos y cabellos del cuerpo humano y la notable información en forma de evidencias que proporcionan a la investigación, estos indicios biológicos constituyen un material de elevada importancia de cara al esclarecimiento del hecho criminal. A veces suelen denominarse cabellos a los pertenecientes a la cabeza y pelos a los de las axilas, pubis, barba y demás partes del cuerpo, aunque es perfectamente válido referirse a todos de la segunda manera.

1.-Partes del pelo

 El pelo se divide en raíz y tallo.

-Raíz: Es la parte del pelo situada dentro de la dermis y que va desde el bulbo hasta la superficie de la piel.

-Tallo: Es la parte visible del pelo y abarca desde la piel hasta la punta.

Criminalística.Volúmen I.Juventino Montiel Sosa


2.- Búsqueda de pelos

 En la búsqueda de pelos conviene tener en cuenta las siguientes consideraciones:

-En delitos sexuales puede encontrarse vello púbico del autor en las prendas de la víctima, especialmente en la ropa interior.

-También en delitos sexuales es frecuente encontrarlos en la exploración vaginal o anal que el médico forense realice de la víctima.

-Toallas, sábanas, pañuelos de tela o de papel y prendas de vestir en general son receptores habituales de pelos.

-Sobre muebles, repisas, lavabos, alfombras y suelos del escenario del suceso es normal que se halle algún pelo de la víctima o el autor.

-En los casos que haya existido forcejeo o lucha puede haber pelos del autor en las manos de la víctima, en especial en los espacios interdigitales de los dedos y en las uñas.

-En los impactos sobre el cráneo con un objeto contundente como barras de hierro, palos, piedras, herramientas usadas como armas, etc., suele haber pelos adheridos a dicho objeto mezclados con sangre o masa encefálica.

-En las bocas del cañón, cerrojos y salientes de las armas de fuego también se pueden encontrar pelos, indicadores de un disparo a cañón tocante o a muy corta distancia.

-En las armas blancas puede haberlos en la unión de la hoja con la empuñadura.

-En atropellos es posible hallarlos en los bajos del coche y en la zona del parachoques, muchas veces mezclados con sangre y otros restos biológicos.

3.-Información que proporcionan los pelos

Los resultados que se pueden obtener del estudio de los pelos son los siguientes:

-Origen, es decir, si el pelo es sintético, humano o de animal.

-Color natural o teñido.

-Sexo y raza a la que pertenece.

-Edad aproximada de la persona.

-Zona del cuerpo a la que corresponde.

-Si ha sido arrancado, aplastado, cortado o se ha caído de forma natural.

-Si tiene sustancias adheridas como semen, sangre, pólvora, etc.

-Presencia de sustancias tóxicas y venenos en la víctima.

-Identificación a través del ADN de la persona a la que pertenece.

IMPORTANTE:
Publicamos en el blog, una serie de colaboraciones inéditas relacionadas con la Investigación Criminal.
Estos textos no han sido publicados nunca antes. Es por  tanto, la primera vez que se publican en la red.
Estos textos tienen derechos de autor y están debidamente registrados.La reproducción total o parcial de esta información sin citar la fuente y el autor están penadas legalmente.
El autor y propietario de todos los derechos de este  “CURSO BASICO DE INVESTIGACION CRIMINAL”, es el Sr. D. Marcel Fernández Ruiz, Oficial de la Policía Municipal de Bilbao, quien ha autorizado a este blog de información la publicación de su trabajo.