nuevos articulos

26.2.12

INSPECCION DE TRABAJO (AREA LABORAL)


INSPECCION DE TRABAJO (AREA LABORAL)

INSIGNIAS PROFESIONALES

-Area laboral: En éste área se encuentra un solo cuerpo de policía administrativa, denominado Inspección de Trabajo, sobre el cual pivota todo el control de las normas relativas a la seguridad física y jurídica de los trabajadores.

El origen de la actual Inspección de Trabajo, se halla en el un reglamento elaborado el 1 de Marzo de 1906 por el Instituto de Reformas Sociales. La Inspección de Trabajo moderna surge dos años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, en 1947, con el Convenio número 81 de la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.), con sede en Ginebra y dependiente de la O.N.U. En dicho convenio se pretendía regular las inspecciones de trabajo a nivel mundial. España lo ratifica el 14 de Enero de 1960 y, como consecuencia de ello, el 21 de julio de 1962 se aprueba la Ley 39/62, de Ordenación de la Inspección de Trabajo. Más tarde se aprueba el Real Decreto 1667/86 que modifica en parte la Ley anterior y crea el Cuerpo de Controladores Laborales. Finalmente, el 14 de Noviembre de 1997 se aprueba la Ley 42/97, Ordenadora de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, con la cual se rige la actual normativa y que sustituye el nombre a los controladores por el de subinspectores.

CAMISETAS POLICIA Y BOMBEROS


Los inspectores de trabajo tienen la consideración de autoridad y los subinspectores la de agente de la autoridad, los dos en el ejercicio de sus funciones y dentro de su ámbito competencial. Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, están obligados a prestarles auxilio cuando sean requeridos para ello. No ha existido ni existe entre inspectores y subinspectores una subordinación jerárquica, teniendo ambos cometidos y funciones distintas. Así, hasta la entrada en vigor de la Ley 42/97, correspondía a los primeros resolver sobre las denuncias interpuestas por los trabajadores de empresas con plantillas de más de 25 empleados, circunstancia que se modificó con la mencionada Ley eliminándose esa barrera, pero manteniéndose la diferenciación por materias. De éste modo, los subinspectores actualmente tienen una mayor dedicación en materias de cotización y Seguridad Social, mientras que los inspectores inciden en las de seguridad e higiene, así como, con exclusividad, en los arbitrios de conflictos entre empresas y trabajadores, además de la elaboración de estudios sobre la viabilidad de expedientes de regulación de empleo.

HOMBRERAS BORDADAS

Con respecto a las Administraciones públicas competentes como policía administrativa en el área laboral tenemos, por un lado, a la Administración central y, por otro, a las Comunidades Autónomas. Para aclarar cómo se distribuyen las competencias ambas, se debe explicar que la Inspección de Trabajo tiene cuatro vertientes distintas, las cuales son seguridad e higiene, laboral, trabajo y extranjeros.

La seguridad e higiene tiene un significado muy claro que no precisa explicación alguna. Basta solo reseñar que su principal objetivo es el de prevenir e investigar los accidentes laborales, así como que es una competencia que tienen plenamente transferidas las Comunidades Autónomas. La vertiente laboral se refiere a las prestaciones y cotizaciones a la Seguridad Social, o a cualquier otra relación que puedan tener sus afiliados con ella. La del trabajo hace referencia a cuestiones como las relaciones con los sindicatos, derechos de los trabajadores, convenios colectivos, salarios, etc. Por último, la de extranjeros no es otra cosa que el control de los trabajadores extranjeros en España, con contrato de trabajo o sin él.

CARTERAS DE IDENTIFICACION

Pues bien, de las cuatro vertientes la Administración central ha cedido las competencias en seguridad e higiene y en trabajo, reservándose para sí las otras dos. Sin embargo y a pesar de ésta cesión, la Ley no permite a las Comunidades Autónomas tener un cuerpo de inspección propio, lo que les hace depender de los inspectores y subinspectores de la Inspección de Trabajo que pertenece a la Administración central. Aquellas pueden iniciar el procedimiento administrativo, imponer la sanción final y resolver los recursos, pero la facultad operativa inspectora no pueden ejercerla independientemente ni en las competencias expresamente otorgadas. Un claro ejemplo de todo esto lo constituye el hecho de que, hoy en día, en las dependencias de la Consejería de Trabajo del Gobierno Vasco, existe un servicio diario de guardia de un inspector, permanentemente a disposición de dicha Consejería sobre cualquier necesidad que se presente en su turno.

www.insigniaonline.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario