nuevos articulos

27.4.12

LA CREACION DE LA GUARDIA CIVIL ( cuarta parte)

Por lo tanto, observamos que en el proceso de gestación de la Guardia Civil se dan dos etapas bien distintas. La primera se caracteriza por la idea de que el cuerpo que se pretendía crear fuera de tipo civil. El resultado de ello fue el decreto del 28 de Marzo y aunque, por presiones del sector militar, en él no se esboza una institución plenamente civil, sí daba a luz un cuerpo mucho menos militarizado de lo que resultó al final. La segunda etapa tiene un significado de índole contraria, en la que se rectifica la idea inicial y se opta por su total integración en la maquinaria militar, para lo cual se aprueba el definitivo decreto del 13 de Mayo, que es considerado por muchos autores como un auténtico contrade-creto del anterior, ya que el del 28 de Marzo nunca llegó a derogarse.


Al margen de lo anterior, cabe destacar que la creación de la Guardia Civil se inspira en el modelo de la Gendarmería francesa, cuerpo también de doble naturaleza, pero que aquí adquiere un mayor tinte militarista por la debilidad endémica de nuestra Administración civil.
Con respecto a los cometidos a desempeñar, no venían re-cogidos en el último decreto, el del 13 de Mayo, por lo que se hubo de acudir a lo expresado en el del 28 de Marzo. Más adelante, en el Reglamento de Servicio, se fijaban en el mantenimiento del orden público, la protección de las personas y sus bienes tanto dentro como fuera de la poblaciones y, finalmente, el auxilio que demande la aplicación de la Ley. Eran, en definitiva, plenas competencias de lo que hoy es una policía integral: orden público, seguridad ciudadana e investigación criminal.

La doble naturaleza obligó a forjar en Octubre dos reglamentos distintos, uno para cada una de ellas: el ya citado Reglamento de Servicio para la civil y el Reglamento Militar para la otra. El funcionamiento del cuerpo se hallaba asentado en estos dos reglamentos y se complementaba con la famosa Cartilla, aprobada el 20 de Diciembre de 1845, a la cual López Garrido califica de "totalizante" (pág. 106) por normativizar las 24 horas de la vida del guardia, y donde se ajustaban sus relaciones jerárquicas, la definición del puesto orgánico y otros aspectos personales.
 

A ésta doble dependencia de la Guardia Civil debía añadirse la originada por sus cometidos de policía judicial, expresada en las órdenes y mandamientos de los jueces y fiscales, algo inherente a todo cuerpo con funciones de investigación criminal. Asimismo y a partir de 1866, en virtud de los decretos de 27 de Abril y 6 de Agosto, modificados por la Ley de 7 de Julio de 1876, habría que sumar la dependencia del Ministerio de Fomento en todo lo relativo a la guardería rural y forestal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario