nuevos articulos

23.4.12

LA SUPERINTENDENCIA GENERAL DE POLICIA (última parte)


Otra circunstancia de gran importancia que contribuyó ne-gativamente a su progreso, fue la imposibilidad de que salieran adelante, entre 1826 y 1831, las propuestas de Javier de Burgos y Pedro Sainz de Andino para la creación de un Ministerio de Interior, embrión de una sólida Administración civil y sobre el cual se quería pivotar toda la actividad de la policía. Cuando el 5 de Noviembre de 1832 por fin nació tal departamento, denominado Ministerio de Fomento, lo hizo solo con competencias administrativas que apenas tenían relación con la policía y la seguridad. Los posteriores esfuerzos de su titular para que los Subdelegados de Fomento, equivalentes en la época a los futuros Gobernadores Civiles, fuesen los únicos responsables provinciales de las fuerzas de la policía, fracasaron al toparse con el poder de los militares que se oponían al abandono de sus facultades policiales. Así, el 13 de Abril de 1834 Javier de Burgos, Ministro de Fomento, presentaba su dimisión sin conseguir impulsar y hacer fuerte a su recién creado departamento ministerial. Aunque ese mismo año se cambió dos veces su denominación, primero por el de Ministerio de Interior y después por el de Gobernación, la situación no sufrió ningún cambio significativo y en el futuro continuó supeditado al poder militar, como toda la Administración civil en general. No obstante y pese a su debilidad, el ministerio ya no desaparecerá nunca del Gobierno de la nación.


Concluyendo, la creación de la Superintendencia General de Policía del Reino, aportó al desarrollo policial un importante cambio y una no menos importante organización. El cambio fue que con ella dio comienzo la sustitución del ejército como fuerza de policía, dando inició al declive de su influencia en el aparato policial. La organización permitió crear una estructura nacional, que sirvió de inspiración para todo lo que vendría a partir de 1877, cuando se adoptará el modelo final de policía urbana. Una prueba destacable de la magnitud de su contribución al desarrollo de la policía, fue el enorme volumen de información de todo tipo que generó para todas las autoridades, que hasta entonces pasaba inadvertida, y con la cual se proporcionó a la clase política, al fin, una idea mucho más próxima de la realidad del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario