nuevos articulos

31.1.12

POLICIAS LOCALES (CUARTA PARTE )

www.insigniaonline.es

POLICIAS LOCALES (CUARTA PARTE )
La segunda es que la realidad social que sustenta la labor de las policías locales, está por encima de la capacidad jurídica otorgada por las leyes, en especial por la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y clave en ésta cuestión. Da la sensación de que las policías locales pugnaran por ampliar su espectro competencial, en la dirección de querer ser más policía de seguridad de lo que ahora son y acercarse hacia el concepto de policía integral. Así tenemos que con restricciones legales en la seguridad ciudadana, el orden público y la investigación criminal, los cuerpos locales vienen desarrollando esas funciones con un fuerte apoyo social y en muchos casos, por qué no decirlo, también judicial. Ello quizá debiera hacer reflexionar al poder político, de la conveniencia de adaptar la realidad legal a la social, pues es ésta última, en definitiva, la razón de ser de la primera.

30.1.12

POLICIAS LOCALES (TERCERA PARTE )

www.insigniaonline.es
POLICIAS LOCALES (TERCERA PARTE )
La competencia legal que permite su intervención, se recoge en el art. 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que especifica quienes componen la policía judicial. En el art. 443 de la Ley Orgánica 6/85 del Poder Judicial, donde indica que la función de policía judicial competerá "a todos los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tanto si dependen del Gobierno central, como de las Comunidades Autónomas o de los Entes Locales, dentro del ámbito de sus respectivas competencias". En los art. 29.2 y 53.1 e) de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Finalmente, también encontramos referencias en las leyes de policía creadas por las Comunidades Autónomas.
Es llamativo que la mayoría de toda ésta cobertura jurídica, ofrezca a las policías locales un papel mas bien secundario en la actividad de policía judicial, es decir, de investigación criminal, mientras que se reserva el papel principal para la policía dependiente de la Administración publica que crea y aprueba cada norma legal referida. Sin embargo y a pasar de ésta intencionalidad limitadora, los cuerpos locales que se han decidido a intervenir con amplitud han superado los obstáculos legales derivados de tal pretensión restrictiva, llegando en algunos casos a equipararse a las policías estatales y autonómicas.
Así las cosas y después de lo que hemos visto sobre la ac-tividad de las policías locales en la seguridad ciudadana, el orden público y la investigación criminal, nos queda perfectamente claro que todas disponen de competencia plena en la primera y parcial en las otras dos, cumpliendo así con una de las condiciones para ser policías específicas. La segunda condición necesaria también se ve cumplida, dado que la dependencia que tienen de una policía integral o integral limitada, resulta evidente en los tres supuestos: Para desarrollar hasta sus últimas consecuencias su competencia en la seguridad ciudadana, para intervenir en el orden público cuando sean requeridos y, finalmente, para completar algunas de las investigaciones criminales en las que se hallen inmersos.
En síntesis y después de la exposición presentada sobre las policías locales, extraemos dos importantes conclusiones que a continuación explicamos brevemente.
La primera es que todos los cuerpos locales son claramente policías específicas. Unos se hallan más dotados y desarrollados que otros en el plano de la policía de seguridad, de lo cual depende la posición ocupada por cada uno. Posición que les hará acercarse o alejarse del concepto de policía integral, meta máxima de cualquier cuerpo policial, pero sea cual sea el lugar que ocupen, mantendrán todos su consideración de policías específicas.

29.1.12

POLICIAS LOCALES (SEGUNDA PARTE )

www.insigniaonline.es
POLICIAS LOCALES (SEGUNDA PARTE )
Pasando al aspecto del orden público, nos encontramos que en él las policías locales no intervienen en la misma medida que lo hacen con la seguridad ciudadana. Esa función la dejan en manos de las policías estatales y autonómicas, a pesar de que cuando los cuerpos locales han intervenido ocasionalmente por algún motivo concreto y en solitario, tampoco se han producido, al igual de como ha ocurrido con la seguridad ciudadana, pronunciamientos que cuestionen el haberlo hecho.
La capacidad legal de actuación en el mantenimiento del orden público, está amparada en el art. 53.1 h) de la Ley de Fuerzas y Cuerpos, el cual afirma que los cuerpos de policía local tienen la función de "vigilar los espacios públicos y colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con la policía de las Comunidades Autónomas en la protección de manifestaciones y el mantenimiento del orden en grandes concentraciones humanas, cuando sean requeridos para ello".
El hecho de colaborar cuando sean requeridos, no parece otorgar una competencia plena, sino mas bien solo una función de auxilio y, además, dependiente de la invitación que les hagan las policías estatales y las autonómicas. No obstante y a tenor de la falta de pronunciamientos que se ha mencionado y de lo sucedido con la seguridad ciudadana, es una buena pregunta plantearse qué habría pasado y cómo estaría ahora el panorama, si los cuerpos locales hubieran incidido en el orden público de la misma manera e intensidad a como lo han hecho con la seguridad ciudadana.
Por otro lado, pasemos ahora de página y entremos segui-damente a debatir la faceta de las policías locales en la investigación criminal. Aquí, dejando aparte la investigación de los delitos relativos al tráfico rodado, observamos con nitidez el crecimiento generalizado de su incidencia en ésta materia durante los últimos años y su constante aportación a ella. En el capítulo VIII veremos algunos de los cuerpos locales que actualmente desempeñan alguna clase de función en la investigación para el esclarecimiento de los delitos denunciados ante ellos, o de los que llegan a su conocimiento por otros medios, por lo que no procede ampliar más detalles al respecto para no aturdir innecesariamente al lector. Basta de momento con quedarnos solo con la idea de que las policías locales sí inciden, en mayor o menor grado, en la investigación criminal en general.

28.1.12

POLICIAS LOCALES (PRIMERA PARTE)

www.insigniaonline.es
POLICIAS LOCALES (PRIMERA PARTE)

INSIGNIAS PROFESIONALES
En lo que se refiere a la seguridad ciudadana, es conocido que todos los cuerpos locales inciden en ella, destacándose incluso el notable papel que han ejercido durante los últimos años, y que se ha revelado como fundamental para la protección de los derechos y libertades de los ciudadanos. La competencia legal en éste ámbito viene acomodada por la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su art. 53.1, al decir en el párrafo g) que podrán "efectuar diligencias de prevención y cuantas actuaciones tiendan a evitar la comisión de actos delictivos en el marco de colaboración establecido en las Juntas de Seguridad", añadiendo a esto lo que dice el párrafo h) en su comienzo de "vigilar los espacios públicos".

La referencia que se hace en el 53.1 g) a las Juntas de Seguridad, parece pretender coartar de algún modo la competencia a los cuerpos locales, ya que en el 53.1 no es igual la claridad con que el art. 11.1 de la Ley expresa la competencia de seguridad ciudadana para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al definir en él que estos "tienen como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana", cosa que se vuelve a recalcar en el párrafo e) del mismo artículo al citar que desempeñan la función de "mantener y restablecer, en su caso, el orden y la seguridad ciudadana". Sea como fuere, la realidad es que nadie se ha cuestionado la capacidad legal de las policías locales para actuar de forma autónoma en la seguridad ciudadana, convirtiéndose hoy en día en una parte imprescindible para su conservación en los pueblos y ciudades de nuestro país, hasta el punto de motivar al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil a buscar formas de complementar sus servicios con los de aquellas. Todo ello otorga a las policías locales competencia plena, que no única, en el mantenimiento del concepto de la seguridad ciudadana que en éste libro se ha definido.

27.1.12

LAS POLICIAS LOCALES: NIVEL PRINCIPAL

www.insigniaonline.es
-Nivel principal: Policías Locales

PLACA DE POLICIA LOCAL
Cualquier estudio que se haga desde cualquier punto de vista sobre las policías locales españolas, se verá obligado a tener siempre en cuenta el desarrollo dispar que existe entre unas y otras. Esta diferencia trae como consecuencia una especie de división en, al menos, dos niveles distintos de policías locales que generalmente, aunque no siempre, se corresponde cada uno con el tamaño y la población del municipio al que pertenezca cada cuerpo y, por ende, con las dimensiones del cuerpo policial. Así se viene a establecer una barrera que, con más o menos claridad, divide a las policías locales en aquellas que son de ciudades y las que lo son de pueblos.

En el plano de la policía de seguridad ésta barrera diferenciadora también resulta patente, estando por lo general las policías locales de las ciudades más implicadas como tal que las de los pueblos. Sin embargo no siempre ocurre así, y podemos observar a cuerpos locales de pueblos que son más policía de seguridad que otros de ciudades, tanto en los medios como en la formación técnica y el diseño estructural.

Hecha entonces ésta pequeña introducción sobre los distintos estados en que podemos encontrar, uno a uno, a los cuerpos de policías locales, en el próximo post miraremos si cumplen las condiciones marcadas para su clasificación en las policías específicas.

26.1.12

POLICIAS ESPECIFICAS ACTUALES

www.insigniaonline.es

POLICIAS ESPECIFICAS ACTUALES

Históricamente, en nuestro país se han creado, transformado, absorbido y desaparecido diferentes policías específicas, de las que nos ocuparemos mas adelante en otro capítulo. Hoy día, podemos agrupar en tres niveles, principal, intermedio y secundario, a los variados cuerpos de policía específica que conviven en el Estado español.

En el primero de ellos tenemos a todo el conjunto nacional de policías locales. En el segundo nivel se encuentran las policías autonómicas de las Comunidades de Galicia, Andalucía, Valencia .En el tercero encuadramos al resto de cuerpos específicos no incluidos en los dos anteriores bloques, tales como el Servicio de Vigilancia Aduanera, los cuerpos de Instituciones Penitenciarias, policías forales o provinciales, cuerpos de Vigilantes Nocturnos, guardas forestales, etc.

Cada uno de estos niveles está basado en la situación que actualmente ostentan en general los cuerpos que los integran, y siempre con respecto a su mayor o menor proximidad al concepto de policía integral. Evidentemente tal clasificación es algo subjetivo que se halla sujeto a la interpretación que cada cual quiera darle, no siendo ésta idea algo absoluto e inexpugnable y, desde luego, es presentada desde el más profundo de los respetos hacia todos los cuerpos policiales, sin pretender con ella menospreciar a nadie. Por otra parte, es preciso recalcar el hecho de que ésta división es variable en el tiempo, pues la dinámica de la voluntad política puede modificarla sin mayores problemas. De cualquier modo y como la clasificación establecida no obedece a motivaciones caprichosas, es obligado hacer hincapié en las razones que llevan a realizarla así.

En efecto, se situá a las policías locales en un nivel principal por estar, en su conjunto, hoy día más implicadas en la defensa de todas las personas que forman nuestra sociedad y sus bienes, así como por tener un ámbito competencial más extenso o más desarrollado, que el de los cuerpos que integran los otros niveles. Igualmente apuntala su posición, el hecho de que las policías locales son los principales cuerpos de policía de seguridad de la Administración local.
En el nivel intermedio se han puesto a las policías autonómicas citadas, porque apenas se han impulsado a pesar de contar con una considerable posibilidad potencial, además de ser, al igual que las policías locales, los cuerpos principales de la Administración autonómica.

Por último, los cuerpos que se mencionarán en el nivel secundario se hallan ahí, debido a que su incidencia como policía de seguridad es poco extensa, pese a que en algunos casos pueda ser profunda. También ha influido el que ninguno tenga la consideración de cuerpo principal de su Administración.

25.1.12

ERTZAINTZA

www.insigniaonline.es
-ERTZAINTZA
EMBLEMA DE LA ERTZAINTZA
 Finalizado en el año 1996 su despliegue en toda la Comunidad Autónoma del País Vasco, éste cuerpo se halla en estos momentos totalmente dotado de los servicios que necesita una policía integral para ejercer como tal.

En la práctica la Ertzaintza, como policía de seguridad, únicamente se ve impedida de ejercer el control de las fronteras con Francia y la vigilancia de las costas marítimas de la Comunidad Autónoma.

En efecto cabe señalar, que la limitación supracomunitaria sobre las investigaciones o persecuciones de los delitos cometidos en el País Vasco y con unas ramificaciones que rebasen su perímetro territorial, no representa obstáculo para que ésta policía autonómica pueda llevarlas a cabo, siempre que dichas ramificaciones se hallen circunscritas dentro de las fronteras de España. Aún más, resulta perfectamente posible incluso que, dentro de la coordinación policial que ha de coexistir en éstos casos, la responsabilidad y el peso de esas investigaciones puedan corresponderle por entero a la Ertzaintza, sin perjuicio de los apoyos y ayudas que, para cada caso, pueda recibir de la Guardia Civil o el Cuerpo Nacional de Policía.
Idéntica cuestión les sucede a los cuerpos de la policía estatal, los cuales pueden intervenir en la Comunidad Autonómica ante esa misma clase de delitos y de igual forma, siempre y cuando efectivamente exista o se derive una extensión o ramificación supracomunitaria hacia el País Vasco o desde éste al resto de España. Estamos, pues, ante un conjunto común de supuestos en los que pueden actuar, indistintamente, la Ertzaintza o alguno de los cuerpos de la policía estatal.

Un ejemplo muy claro de todo esto lo tenemos en la investigación de los delitos terroristas, compartidos en virtud de pactos entre los mandatarios políticos de los tres cuerpos citados. Lo mismo sucede en los derivados del tráfico de estupefacientes y otros delitos cometidos por bandas organizadas con movilidad por toda la geografía nacional, así como con los autores huidos de hechos delictivos y que traspasan o se afincan en otras provincias españolas o de éstas a las de la Comunidad Autónoma Vasca.

En otro orden de cosas y dejando ya claro todo lo referente al ámbito competencial de la Ertzaintza, pasemos a buscar otras diferencias entre ésta policía autonómica y los dos cuerpos estatales. Observamos que la actuación de la Ertzaintza en su territorio, abarca tanto el medio rural como el de las grandes urbes. Sus comisarías y servicios están diseñados para toda la Comunidad Autónoma, por lo que no tiene una limitación geográfica similar a la adoptada por la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, quienes se reparten respectivamente los dos medios citados.

En cuanto a similitudes con la policía estatal, nos encontramos con que en la investigación de los delitos relativos al tráfico rodado, a la Ertzaintza le ocurre lo mismo que a la Guardia Civil en el resto de España, salvo, como es lógico, en Cataluña y Navarra. Investiga todos los cometidos en las carreteras interurbanas de la Comunidad Autónoma, dejando las vías urbanas para las policías locales.

24.1.12

GUARDIA CIVIL


www.insigniaonline.es
GUARDIA CIVIL

EMBLEMA GUARDIA CIVIL
La situación de éste cuerpo como policía integral es análoga a la del Cuerpo Nacional de Policía, con el cual, en los orígenes de ambos en el siglo XIX, inicialmente se distribuyeron todas las competencias de una policía integral de nivel nacional. Por lo tanto, la aseveración que antes hemos hecho para aquel, en el sentido de que allí donde se despliega completamente actúa como policía integral, es perfectamente válida también ahora para la Guardia Civil.

Esta ejerce con plenitud solo en núcleos rurales, quizás por esa razón tiene encomendada la vigilancia de las fronteras y el Cuerpo Nacional de Policía no, por lo que, en su caso, la limitación territorial se ve afectada en las ciudades y no en los pequeños pueblos, al contrario de lo que le sucede al otro cuerpo policial. Su situación en las Comunidades del País Vasco y Cataluña, es idéntica a la de aquel y se reduce a intervenir en cuestiones de índole supracomunitaria.

Una diferencia sustancial entre ambos cuerpos estatales, es que la Guardia Civil sí que investiga los delitos contra la seguridad del tráfico, pero únicamente lo hace en las vías interurbanas de su competencia, es decir, en todo el territorio salvo el País Vasco , Cataluña y Navarra, Comunidades en las que se hace cargo de ello su correspondiente policía autónoma. En las vías urbanas de los municipios que cuentan con policías locales del resto del Estado, éstas se encargan de las investigaciones de ésta clase de delitos.
En conclusión, podemos afirmar que la Guardia Civil es también una policía integral limitada, que actúa como policía específica en las demarcaciones territoriales ajenas a su despliegue pleno.

Si antaño hubiéramos sumado las competencias y territorios de los dos cuerpos policiales dependientes de la Administración central, tendríamos como resultado una sólida policía integral. Hoy en día esa suma ya no puede dar ese resultado, debido a las importantes cesiones territoriales hechas a las policías autónomas de las tres Comunidades a las que ya nos hemos referido varias veces, así como, en menor medida, a las cesiones sobre los delitos contra la seguridad del tráfico realizadas, desde el año 1985, a las policías locales en las vías urbanas, a partir de la promulgación de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En la actualidad, el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil no son policías integrales para el conjunto de toda España, sino unos cuerpos que juntos sí tuvieron tal carácter en el pasado, pero que han devenido a ser ahora, cada uno, policías integrales territorialmente limitadas.

www.insigniaonline.es

23.1.12

CUERPO NACIONAL DE POLICIA

CUERPO NACIONAL DE POLICIA
www.insigniaonline.es

Allí donde se halla completamente desplegado cuenta con plenas competencias de seguridad ciudadana y de orden público. No le ocurre lo mismo con la investigación criminal, ya que ni investiga los delitos cometidos contra la seguridad del tráfico, ni asume la responsabilidad para el esclarecimiento de los accidentes, aunque algunos de estos accidentes no constituyan delito pero exijan ser aclarados por el alcance de su gravedad, producidos por la circulación de vehículos y personas en la red viaria nacional. Todo ello queda reservado para la Guardia Civil, Ertzaintza, Policía Foral y Mossos de Escuadra en vías interurbanas, siendo las vías urbanas para las Policías Locales o Policías Municipales. Algo parecido sucede con la persecución de los delitos de contrabando, sobre cuya investigación el Cuerpo Nacional de Policía se inhibe en favor de la de Guardia Civil.
www.insigniaonline.es

Por otra parte, el Cuerpo Nacional de Policía tiene en el País Vasco, así como en Cataluña, una importante restricción competencial al quedar reducido, en esas zonas, su ámbito de actuación a los delitos de carácter supracomunitario. A esas Comunidades Autónomas se deberá de añadir en un futuro, casi con absoluta seguridad, también la de Navarra, lo que acentuará su deficiencia como policía integral para todo el territorio nacional.

Pero es que la restricción territorial es aún mayor si tenemos en cuenta que, pese a ser un cuerpo dependiente de la Administración central del Estado, solo se despliega en los municipios con una población superior a 20.000 habitantes, dejando el medio rural bajo la competencia de la Guardia Civil y las policías locales o Policías Municipales  de los Ayuntamientos que las tengan.
www.insigniaonline.es

Además, tampoco tiene asignada la vigilancia de las fronteras y las costas marítimas españolas, excepto como policía administrativa en el control de entrada de personas por los pasos fronterizos, vigilancia cuya operatividad recae en exclusividad sobre Guardia Civil.

Por consiguiente, desde un punto de vista estrictamente dogmático, el Cuerpo Nacional de Policía no podría ser considerado como una policía integral, al presentar serias carencias que le impiden el cumplimiento íntegro de la primera y segunda de las tres condiciones señaladas con anterioridad.
www.insigniaonline.es

No obstante y al intentar clasificarlo, por eliminación, como policía específica, no nos encaja nada bien en ese perfil. La policía gubernativa no surge como consecuencia de una necesidad de seguridad concreta o específica en una Administración pública, sino que cuando nace en el siglo XIX, es para satisfacer la mayor parte de la demanda de seguridad que reclamaban entonces los ciudadanos. Tampoco se crea para descargar de tareas a la policía integral que pudiera existir en aquellos momentos, sino que se crea para ser ella la policía integral. Igualmente y salvo para los delitos relativos al tráfico rodado, actualmente dispone de total autonomía propia para cumplir con sus cometidos y, es más, desde su creación, la propia policía gubernativa es la que ha ido prestando auxilio a otros cuerpos para que estos puedan realizar las funciones que les han sido asignadas.
www.insigniaonline.es

Por lo tanto y a tenor de todo ello, lo exacto es considerar al Cuerpo Nacional de Policía como un cuerpo que actúa casi como policía integral en los lugares donde se encuentra plenamente desplegado, pero como policía específica en el resto del territorio nacional. Esto nos arroja el resultado de una policía integral incompleta, limitada por las sucesivas cesiones de parcelas policiales a otros cuerpos y de las que la policía gubernativa ha ido desprendiéndose en los últimos años. Ello nos impide calificar al Cuerpo Nacional de Policía como una policía integral, aunque suponga un esfuerzo el admitirlo.

22.1.12

POLICIAS INTEGRALES ESPAÑOLAS


www.insigniaonline.es
POLICIAS INTEGRALES ESPAÑOLAS

Cualquier ciudadano observador de nuestro pais, tiene la percepción de que las policías integrales con las que contamos actualmente son, la del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, la Ertzaintza, la Policía Foral de Navarra y, por último, la de los Mossos d'Esquadra.
 
Los primeros dos cuerpos disponen, sobradamente, de los servicios necesarios para ser considerados como policía integral. 
 
Sin embargo, si autorizamos y damos por válidas a las tres características distintivas de una policía integral, expuestas en el blog y a las que también hemos llamado requisitos y, después, procedemos a contrastarlas con las funciones de cada uno de los cuerpos que acabamos de citar, el resultado final puede no estar tan claro para nosotros como lo está para ese ciudadano observador.
 
Para explicar cómo se puede llegar a tal conclusión, pasemos seguidamente a efectuar ese contraste de un modo individualizado con cada cuerpo policial. Recordemos que las tres características eran, en primer lugar, competencias plenas sobre la seguridad ciudadana, el orden público y la investigación criminal. En segundo lugar, desarrollo de las citadas competencias en todo el territorio de la Administración pública de la que dependa el cuerpo policial en cuestión. En tercer y último lugar la autonomía operativa en su ámbito competencial.
En próximos post iremos viendo cada una de ellas por separado.

21.1.12

CLASIFICACION POLICIAL

www.insigniaonline.es
POSICION Y CLASIFICACION POLICIAL

-Policía integral: Ocupa el nivel mas alto y principal en la escala y sobre ella descansa la mayor parte de la seguridad que, en general, ofrece la institución policial. Sus funciones son las de mas relevancia y responsabilidad en la salvaguarda de las personas y los bienes públicos y privados. En el modelo policial de un pais pueden coexistir mas de una y, además, compartir competencias y espacio territorial común.

-Policía específica: Su lugar queda en el segundo nivel, por detrás de la policía integral, debido a que se halla en un plano más secundario en la defensa de la seguridad y la protección de los ciudadanos, sobre todo ante los hechos delictivos y su esclarecimiento. A éste respecto, el de seguridad ciudadana y orden público, sus funciones varían mucho y dependen de la implicación que tenga ahí cada cuerpo.

En relación a la vertiente de policía administrativa, normalmente y tomada en forma proporcionada, ejerce una faceta más extensa que la policía integral, lo cual contribuye a impedir que pueda penetrar mas, aunque quiera, en la esfera de la policía de seguridad.
-Policía privada: Aunque su función no se sale del ámbito de la seguridad, salvo las investigaciones de los detectives privados en asuntos de corte civil y laboral, se la clasifica en el tercer nivel por la fuerte dependencia y control que tienen de las policías públicas y lo delimitado de su terreno de actuación.

La posición en la seguridad de la policía privada es similar a la de una policía específica, evidentemente sin su carácter público, ya que su aplicación se circunscribe a una parte concreta en la protección de personas y bienes. Así mismo, el nacimiento de las empresas de seguridad tiene un cierto paralelismo, aunque no igual, al de las policías específicas. Ambas surgen con motivo de necesidades especiales de control, y para suplir a la policía integral en donde ésta no puede llegar por falta de recursos.

-Policía administrativa: Se encuentra en el último nivel de la escala al estar desligada completamente de la policía general o de seguridad.

A pesar de que su papel en la seguridad pública se reduce sólo al control administrativo de algunas normas relacionadas con ella, su importancia no es tan insignificante como en un principio puede parecer, pues un eficaz control sobre la aplicación de esas normas es una valiosa ayuda a la prevención y evitación de daños.

www.insigniaonline.es

20.1.12

SEGURIDAD PUBLICA Y POLICIA

www.insigniaonline.es
CLASIFICACION DE LA POLICIA EN LA SEGURIDAD PUBLICA

En post anteriores, al referirnos al crecimiento de las Administraciones públicas, como una de las causas de la multiplicidad de los cuerpos policiales, vimos con claridad la existencia de dos ámbitos policiales distintos. Uno se relacionaba con las funciones de policía de seguridad y en él, tras el análisis de lo que se ha explicado en los apartados precedentes, se aprecia que tienen cabida tanto las policías integrales como las específicas. Del otro ámbito pudimos observar que sólo contenía las tareas inherentes a la policía administrativa.

Pues bien, la forma e intensidad de penetración en el ámbito de la seguridad, por parte de las distintas clases de policía existentes, nos va a servir para clasificarlas en una escala de importancia y protagonismo que tiene cada una en la seguridad pública. El resultado es una división de la escala en cuatro niveles, en los que la policía integral, la policía específica, la policía privada y la policía administrativa ocupa cada una el suyo. Las cuatro policías han sido ampliamente comentadas a lo largo de éste blog, por lo que no procede añadir mucho mas a lo ya expuesto, excepto la posición que tienen en tal clasificación y poco mas.

Mañana publicaremos la clasificación policial en cuestión.

19.1.12

DISTINTOS CUERPOS DE POLICIA EN ESPAÑA

www.insigniaonline.es
DISTINTOS CUERPOS DE POLICIA EN ESPAÑA

A lo largo de la historia de España se han ido creando múltiples cuerpos policiales de todas las clases, integrales, específicas y administrativas. A los mas importantes nos referiremos , cuando tratemos sobre la evolución histórica de los cuerpos policiales españoles. Por el momento solo vamos a estudiar la consideración que tienen en tal sentido, los cuerpos que nos ofrece el actual panorama policial del Estado español.

Previamente a esto, veremos los niveles de influencia en los que es posible clasificar a toda la policía, tomados desde la perspectiva de la seguridad pública. Puede sorprender que se haya incluido en un nivel propio a la policía privada, dado que ésta no es pública. Sin embargo, su cada vez mayor protagonismo en la seguridad exige un tratamiento ajustado a la realidad del papel social que juega, planteamiento que se ve reforzado porque su actividad se debe a una cesión de la Administración, quien es titular única de la seguridad pública, lo cual le confiere de forma subsidiaria un carácter de función pública.

La importancia que la policía privada va adquiriendo en la sociedad, se confirma con la presencia de alrededor de 140.000 vigilantes seguridad actualmente en activo para toda España, cifra que iguala el número de componentes de la plantilla de la Guardia Civil. Así tenemos que en Barcelona hay trabajando 38.000 vigilantes, número que asciende a 29.000 en Madrid. En el País Vasco su número es de unos 8.000, casi doblando la plantilla de las policías locales en su totalidad y arrojando un ratio de dos vigilantes por cada mil habitantes.

18.1.12

ESQUEMA POLICIAL

www.insigniaonline.es
ESQUEMA CONCEPTUAL ACLARATORIO

Con la intención de aclarar la evolución de los conceptos de las clases de policía vistas hasta el momento, vamos a dibujar en la página siguiente un esquema que ofrezca una visión panorámica general y elevada, mediante el que podamos entender mejor todo lo expuesto en los artículos publicados en el blog.

En éste esquema vemos que derivado del concepto amplio de policía surge la policía integral absoluta, la cual contiene a la policía del bienestar y a la policía de seguridad.

La primera transforma su nombre y pasa a llamarse policía especial para, actualmente, ser conocida más como policía administrativa.

Por su parte, la segunda hace lo propio y su denominación pasa a ser de policía general y, de ella, de su perfeccionamiento y desarrollo, nace un ambiguo concepto bautizado como policía integral a secas.

Depurando el significado de esa policía integral y dejando fuera del mismo al contenido de policía administrativa, aparece la policía integral de seguridad. Estudiada ésta, nos encontramos con que en España y en otros países no se da en ningún cuerpo de forma completa, por lo que la acotamos para los cuerpos que más se aproximen a ella con el nombre de policía integral limitada.

Permaneciendo dentro de la esfera de policía integral aparecen los conceptos de la policía específica, que se estructura en un nivel principal, otro intermedio y un tercero secundario, y de la policía privada.
www.insigniaonline.es

17.1.12

CARACTERISTICAS DE LA POLICIA ADMINISTRATIVA

DEFINICION Y CARACTERISTICAS DE LA POLICIA ADMINISTRATIVA

Para la definición de policía administrativa nos remitiremos a las ya aportadas por Garrido Falla y Jordana de Pozas, por ser las dos que más adecuadamente reflejan el concepto.
www.insigniaonline.es

Como no es policía de seguridad, se puede llegar a la equivocada conclusión de que no interviene para nada en la seguridad pública, lo cual es un error. Carecer de tal condición no significa que el trabajo de algunos órganos de policía administrativa no afecte en alguna medida y, a veces, de forma muy importante, a la protección de las personas y de sus propiedades, pues hay actividades de control normativo ejercidas por ella que sí lo hacen.

Basta tan solo con mirar a las normas de seguridad que conllevan las concesiones de permisos para la explotación de los negocios particulares, para ver una infinidad de ejemplos de la relación que tiene la policía administrativa con la seguridad. Normas que afectan tanto a los clientes y usuarios de sus productos, como a sus trabajadores. Naturalmente, la Administración debe de comprobar periódicamente el cumplimiento de toda esa normativa, para lo que emplea, a tal fin, el mecanismo de la inspección, llevada a cabo por funcionarios de la policía administrativa.
www.insigniaonline.es

Con lo anterior hemos acotado a ésta clase de policía por arriba, dentro de una escala de protagonismo en la seguridad pública. Ahora resulta obligado hacer lo mismo por abajo y diferenciar qué actuaciones de la Administración no pueden ser consideradas de policía administrativa.

El aspecto diferenciador se halla en la existencia o no de una coacción, por parte de la Administración, amenazando con la apertura de un procedimiento sancionador si no se acata lo reglamentado. Sólo donde hay tal coacción existirá inexorablemente una actividad de policía administrativa. Donde no la hay estaremos hablando de otra cosa distinta.

Por lo tanto, tras lo expuesto hasta el momento sobre la policía administrativa, nos encontramos con las dos siguientes características distintivas de ella:

www.insigniaonline.es


-Ausencia de penetración en la seguridad pública, salvo la derivada de una gestión burocrática y no operativa de determinadas normas reguladoras. Normas que están mas bien encaminadas hacia la evitación o prevención de accidentes y como mucho, en su vertiente más operativa, hacia la inspección de los elementos de seguridad obligatorios para que tales accidentes no lleguen a producirse o, si se producen, que sus daños sean los menores posibles.

-Presencia en sus actos de un elemento coactivo, destinado a hacer cumplir las normas administrativas de la institución pública, a la que pertenece cada cuerpo de ésta clase de policía.

16.1.12

POLICIA ESPECIFICA (TERCERA PARTE)

www.insigniaonline.es

En resumen, contemplando todo lo expuesto hasta ahora sobre la policía específica, se advierten en ella dos características que la distinguen de la integral y la administrativa. Esas características que, al igual de como sucede con las correspondientes a la policía integral, se convierten en auténticos requisitos y vamos a citarlas en breve, pero no sin antes comentar que en ellas no se ha incluido a la extensión del territorio en el que se despliega y ejerce sus competencias, ya que aunque la mayoría de las policías específicas lo hacen en zonas no muy grandes, no podemos considerarla una característica propia de todas ellas. En el mismo sentido, tampoco es para las integrales un elemento de distinción el que su ámbito territorial sea normalmente mayor y, por ende, no se ha incluido como característica cuando las hemos citado en su momento.

No es pues, una mera cuestión de espacio o superficie que abarque un cuerpo policial lo que le clasifica en un nivel u otro, si no la dirección en la que incide dentro de las funciones globales de la policía y su capacidad de dominio sobre ellas. Hecha ésta aclaración sobre territorialidad, veamos a continuación las dos características o requisitos de las policías específicas:

-Contar al menos parcialmente con funciones operativas en alguna de las materias de seguridad ciudadana, orden público o investigación criminal. Dichas funciones han de afectar como mínimo a una de las tres materias citadas, no siendo imprescindible para cumplir el requisito que lo haga sobre todas. Quedan excluidas las funciones de índole burocrático, las de mantenimiento técnico y las de estudios científicos cuyo personal no precise ser policía de seguridad, con lo cual no se pueden considerar como policías específicas a los cuerpos auxiliares de administrativos y técnicos, que ayudan a la policía en tales trabajos.

-Dependencia ocasional, periódica o permanente en una o varias policías integrales, para ejecutar o finalizar en su territorio las tareas derivadas de sus competencias. Las actuaciones de colaboración y coordinación entre cuerpos, siempre y cuando no se establezcan bajo un prisma de subordinación o sumisión de un cuerpo a otro, no son consideradas como dependencias.

15.1.12

POLICIA ESPECIFICA (SEGUNDA PARTE)

www.insigniaonline.es

Naturalmente, el proceso de ingerencias también puede darse a la inversa, cuando es la policía específica quien invade competencias no transferidas y reservadas a la integral, haciéndolo además sin la debida preparación técnica humana ni material y a sabiendas de que puede perjudicar el servicio policial. Sin embargo, ésta posibilidad resulta ser mucho menos frecuente, por la mayor debilidad de la primera sobre la otra y el mayor apoyo institucional que recibe ésta última. No obstante, puede suceder que, en determinados periodos y por la propia evolución social, la policía integral se encuentre ante serias dificultades para cubrir todas sus funciones, presionando la sociedad a sus policías específicas para que asuman las tareas a las que aquella no puede llegar. En España tenemos recientes ejemplos de ésta circunstancia.

En el segundo supuesto, aquel que hace referencia a la necesidad de las Administraciones públicas de disponer de una herramienta para ejercer sus cotas de poder, nos encontramos con una situación similar a la antes descrita. Efectivamente, aquí se da un reparto de competencias por una Administración pública de nivel superior, quien las asigna en forma de concesión y bajo su criterio a las de rango inferior. Por lo tanto, resulta fácil deducir que también se producirán ingerencias entre unas y otras, que solo irán remitiendo a medida que transcurran los años y las nuevas Administraciones acaben asentándose. 
Otra cuestión aparte que resulta importante señalar, es que no debemos confundir a la policía específica con la administrativa, pues, aunque la primera tiene encomendadas muchas tareas, demasiadas, que entran de lleno en un marco propio de actuación de la otra, ambas no son la misma cosa. Lo que las distingue reside en que la policía específica sí posee también el carácter de una policía de seguridad, con unas claras funciones en tal sentido, mientras que la administrativa no lo es en absoluto y solo entra en la seguridad para prevenir males, a través de fórmulas burocráticas que regulan ciertos aspectos de la protección de personas y bienes, y efectuar inspecciones o comprobaciones en los lugares donde se desarrolla la actividad pública objeto de seguridad.

14.1.12

POLICIA ESPECIFICA (PRIMERA PARTE)

www.insigniaonline.es

Podemos definir como policía específica, aquella que contando con las funciones de una policía de seguridad e investigación criminal, no tiene capacidad propia suficiente para desarrollarlas completamente, bien por carecer de los medios necesarios, o por no tener plenas competencias en ambas materias.

Como ya se ha explicado en la introducción del capítulo en el que nos hallamos, las policías específicas han ido surgiendo a lo largo del tiempo, para cubrir determinadas áreas que requerían una vigilancia y un control específico. Las causas que, principalmente, dieron lugar a su aparición han venido siendo, por un lado, la intención de descargar a la policía integral del momento de una parte de trabajo, a fin de que dedicara más esfuerzos a otros campos y, por otro, la necesidad de cada una de las Administraciones públicas de contar con un instrumento operativo que gestione su parcela de poder.

Actuando combinadamente, éstas dos causas son, en la práctica, las principales responsables de la creación continuada de las policías específicas. Si nos detenemos un instante en ellas, podemos ver que las dos tienen algo en común. Y es que ambas parten de un principio de delegación o concesión de una esfera de poder, por parte de una instancia superior a otra inferior.
En el primer supuesto, es decir, cuando se pretende aligerar de trabajo a la policía integral, se mantiene una dependencia de la policía específica creada a tal efecto, con la integral que le cede esos cometidos sobrantes, de manera que aquella se ve en la obligación de informar con-tinuamente a ésta de sus actividades. Ello no debe de representar, en teoría, nada peyorativo para la policía específica, ni tampoco negativo para el servicio público que se pretende dar, puesto que debe aceptarse por todos que las funciones policiales se interrelacionan entre sí y, por lo tanto, han de estar coordinadas de algún modo por un órgano que centralice y estudie toda la información.

El problema se produce, cuando la dependencia de la que hablamos termina dando pié a ingerencias del cuerpo integral sobre el específico, éste siempre mucho mas débil ante aquel, sin que se hallen amparadas en una necesidad real de mejorar el servicio público, si no mas bien motivadas por directrices políticas, o de otra índole, ajenas a la eficacia policial.

13.1.12

ACADEMIA PROPIA DE POLICIA

www.insigniaonline.es

-Academia de policía propia del cuerpo: En ella es donde se impartirán los estudios necesarios para cumplir con los objetivos asignados, así como donde se inculcarán a los alumnos el espíritu y la cultura policial que se consideren precisos, todo en aras del correcto cumplimiento de sus obligaciones. La academia también ha de ser el mecanismo que aglutine y satisfaga las inquietudes profesionales de los agentes, así como un elemento clave para la proyección constante de su carrera profesional.

12.1.12

POLICIA ADMINISTRATIVA (TAREAS Y GESTION)

www.insigniaonline.es

-Servicio de gestión de las tareas de policía administrativa: En él se abarcarán las tareas de ésta clase que tenga encomendadas el cuerpo de policía integral en cuestión. Este servicio suele ser una dirección administrativa orgánica con autonomía funcional propia, aunque dependiente jerárquicamente en el organigrama del máximo responsable policial, sobre la cual recaerá el peso del trabajo de policía administrativa. Ello permitirá dedicar el resto de los efectivos a las misiones propias de una policía de seguridad.

Como comentario particular y aunque se aleja del tema que ahora se está exponiendo, aquí parece oportuno indicar que dicho servicio, además de suponer una especialidad policial en sí, lo que teóricamente ha de traducirse en una mayor eficacia, puede aprovecharse como destino de segunda actividad para los agentes de edad mas avanzada y ya próximos a la jubilación, reservando a tal fin el número de plazas necesarias en cada momento, pero cubriendo el resto con personal que no sean funcionarios de policía. Así se reduciría la carga de policía administrativa que todos los cuerpos tienen sin excepción.