nuevos articulos

29.5.12

GUARDIA URBANA DE MADRID


Guardia Urbana de Madrid:

 Creada por el Real Decreto de 29 de Diciembre de 1857 y completada con otro de fecha 24 de Marzo de 1858, orgánicamente dependía de la Guardia Civil, pero funcionalmente lo hacía del Jefe Político. No dió los resultados esperados y unos años mas tarde, pasó a denominarse Guardia Civil Veterana y a integrarse poco después, en 1862, definitivamente dentro de la Guardia Civil.

28.5.12

CUERPO DE VIGILANCIA


Cuerpo de Vigilancia

Nace en 1852 con motivo de una reestructuración del Cuerpo de Protección y Seguridad, siendo en el fondo una continuación del mismo. No fue esta la única reconversión que tuvo el cuerpo, produciéndose otra en 1854, en la que se fusionó con un recién creado cuerpo gubernativo llamado Cuerpo de Vigilancia Municipal de Madrid, al cual el Ayuntamiento de Madrid contribuía a su sostenimiento económico a cambio de que, entre sus funciones, se le encomendasen las de gestionar los asuntos municipales, toda vez que la Guardia Municipal de Madrid había sido disuelta ese mismo año y de dichas tareas nadie se encargaba. Hubo otras reestructuras del cuerpo en 1856, 1858 y 1863, siendo en ésta última cuando se volvió a separar del de Vigilancia Municipal.

Durante éste tiempo se fueron creando algunos departamentos nuevos en el cuerpo, destinados a mejorar la organización de los distintos servicios. Igualmente, por medio de una Real Orden del 5 de Abril de 1854 se aprobó un reglamento concreto para los salvaguardias, que representaban la fuerza uniformada del Cuerpo de Vigilancia y constituían en sí un cuerpo propio.

Con la Revolución de 1868 y el cambio de régimen político tras la huida de la reina Isabel II a Francia, el Cuerpo de Vigilancia fue disuelto.

27.5.12

Cuerpo de Protección y Seguridad


Cuerpo de Protección y Seguridad: Creado en virtud del Real Decreto de 26 de Enero de 1844, a fin de "precaver y reprimir los delitos que puedan poner en peligro a las personas y sus bienes". Era un cuerpo civil que dependía orgánicamente del Jefe Político de cada provincia, al cual rendía cuentas directamente cada Comisario de Distrito.

Su personal se componía de los mencionados Comisarios de Distrito, no uniformados, que eran los responsables de la seguridad en su demarcación y de ellos dependían los Celadores de Barrio que, a su vez, tenían bajo sus órdenes a unos agentes uniformados que cuatro años más tarde fueron llamados Salvaguardias. Estos agentes, según el art. 27 del Real Decreto por el cual se creaba el cuerpo, eran los encargados de rondar constantemente por las calles de su zona a fin de "amparar eficazmente la seguridad individual y demás derechos de los ciudadanos". Además de funciones de policía de seguridad, el cuerpo también tenía asignadas algunas de policía administrativa relativas a la confección de padrones de vecinos y establecimientos, así como otras en materia de pasaportes y licencias de actividades. Ocho años después de crearse el Cuerpo de Protección y Seguridad, fué reorganizado y cambiado el nombre por el de Cuerpo de Vigilancia.

25.5.12

LA SEGURIDAD EN LAS GRANDES CIUDADES

www.insigniaonline.es

Después de la creación de la Guardia Civil en 1844, que se va asentando cada vez más en el ámbito rural, se continuaba viendo la necesidad de establecer una política adecuada a los problemas de seguridad que planteaban las grandes ciudades, especialmente Madrid como capital de la nación, problemas que ni aquel cuerpo, ni la Milicia Nacional, ni las Policías Locales acertaban resolver. Posiblemente, la falta de tranquilidad y orden que sufrían las urbes era una consecuencia, entre otras razones, del bloqueo que padecía el desarrollo del modelo pretendido con la Superintendencia General de Policía, y de la debilidad de las Policías Locales que iban surgiendo en los principales núcleos urbanos.
Con el propósito de mejorar la seguridad antes mencionada se crearon desde 1844 diferentes cuerpos dentro de lo que se puede afirmar que era la Policía del Reino, prácticamente circunscritos todos para el ámbito territorial de Madrid, que poco a poco sentarían las bases de la futura policía estatal en las ciudades. Sin embargo y a pesar de tales iniciativas, los problemas de seguridad no solo no se resolvían, sino que iban adquiriendo una dimensión y complejidad cada vez mayores. Ello no era si no una consecuencia de las continuas reformas que hacían inoperantes a todos los proyectos emprendidos, ya que no duraban el tiempo suficiente para establecer las modificaciones que se iban viendo necesarias a la luz de la experiencia. De ésta manera se creaban cuerpos que, al poco tiempo, se transformaban en otros nuevos o se unificaban entre sí, no dándose al proyecto inicial el margen de tiempo necesario para evaluar sus resultados.
Paralelamente al surgimiento de estos cuerpos también se alumbraron nuevos órganos policiales, como la Jefatura Superior de Policía de Madrid (1848), o la Dirección General de Seguridad y Orden Público (1858). Mientras la primera tenía un campo de acción limitado sólo a Madrid, con la segunda se pretendía abarcar todo el país.

Finalmente es obligado mencionar el especial caso que re-presenta Madrid, como centro de poder al ser la capital del Estado y ubicarse en ella los órganos decisorios para el gobierno del país. Controlar Madrid suponía controlar el poder y, por consiguiente, resulta entendible que la preocupación política sobre su seguridad fuera mayor a la del resto de las provincias y sus ciudades. Ello supuso que los proyectos policiales ideados para resolver la seguridad pública nacieran siempre allí, pero también que no se extendieran a todo el territorio nacional si la idea no era buena o si conllevaba un alto coste a las arcas del Estado. Mientras tanto y hasta que se acertara con el modelo policial definitivo, el resto de las ciudades españolas cubría su seguridad con el ejército, las figuras y los cuerpos policiales vistos en los capítulos anteriores y que aún permanecían operativos, así como con las incipientes policías locales que ya empezaban a crearse a un ritmo sostenido.

Dicho todo esto y centrándonos sólo en los cuerpos policiales de origen estatal, dejando a un lado a los órganos directivos y a las policías locales, veremos  en el próximo artículo de nuestro blog,  http://insigniass.blogspot.com/ cuales fueron dichos cuerpos que, conviene repetir una vez más, actuaron casi en exclusividad sólo para Madrid.

24.5.12

INSIGNIAS POLICIALES SESTAO

INSIGNIAS POLICIALES [www.insigniaonline.es]
Continuamos hablando de insignias policiales, y en este caso de unas insignias policiales bastante singulares, ya que se trata de piezas antiguas y dificiles de localizar.

Estas insignias policiales, pertenecen a la Policía Local de Sestao y se utilizaban en la década de los años 90.

En ambos casos de trata de insignias policiales de cartera, aunque existía una versión muy similar a la placa de la izquierda pero de mayor tamaño y con un imperdible trasero que se colocaba en la prenda de uniformidad.

Estas insignias policiales, forman parte de la exposición permanente de www.insigniaonline.es

INSIGNIAS POLICIALES GALDAKAO

Insignias Policiales de Galdakao
Una imagen que nos sirve para hacernos una idea de la evolución de los diseños en lo que se refiere a las insignias policiales.

En este caso, las insignias policiales que aparecen en la imagen pertenecen a la Policía Municipal de Galdakao (Bizkaia).

La de la izquierda es el modelo que se llevaba en la década de los años 80. La de la derecha es el modelo actual, fabricado por la firma insignia online.

Como podemos apreciar, la idea de los  bocetos son similares pero varían sustancialmente en lo que se refiere a la calidad, baños y esmaltes al fuego. 

Unas insignias policiales que de alguna forma hablan de la historia de ese cuerpo policial.

CAMISETA HAWAIANA [www.insigniaonline.es]

Una camiseta hawaiana que se está llevando mucho esta temporada es la de la policía de Honolulu (Hawaii).

La camiseta, de marca Slazenger, puede adquirirse en España en la web de Insignia Online.
Su calidad es bastante buena y su precio no supera ahora mismo los 18 €.

Está disponible en todas las tallas y se recibe en el domicilio en 24 o 48 horas (según localidad).
Para adquirirla basta solicitarla por correo electrónico a esta dirección: 
 

A continuación os facilitamos algunas imágenes de esta camiseta 2012:

Detalle frontal
Detalle de la espalda
Camiseta de la Policia de Honolulu, de moda en 2012
 

23.5.12

GUARDIA MUNICIPAL DE BILBAO



Según Vergara Martínez y Cuadrado Sandía en "Bilbao y su Guardia Municipal (1300-1920)", se fecha la creación de éste cuerpo el 8 de Noviembre de 1844. Lo componían 12 agentes al mando de un cabo, aprobándose su primer reglamento el día 9 de Diciembre del mismo año. En el primer artículo de dicho reglamento se reflejaban sus funciones, al indicarse que "la Guardia Municipal tiene por objeto, primero la consecución del orden público, segundo la protección de las personas y las propiedades dentro del término jurisdiccional de ésta villa, tercero el auxilio que reclame la ejecución de las leyes, cuarto el puntual cumplimiento de los bandos de policía urbana y de las disposiciones de la autoridad municipal".

En sus comienzos el cuerpo se vio afectado por las Guerras Carlistas, que en el territorio de Vizcaya se vivieron con intensidad y muy de cerca, llegando a entrar en combate en favor del bando gubernamental en varias ocasiones, hasta la finalización de la última de éstas guerras en 1876.

Tal y como señalaba su reglamento, una de sus principales funciones era el mantenimiento del orden público en toda su extensión conceptual, por lo que el cuerpo se implicó de forma activa en la lucha contra los tumultos y los desórdenes callejeros.

En 1873 funda su primera sección montada a caballo y hay constancia de que en 1901 ya existía una academia propia para la formación de los agentes del cuerpo.

Respecto al plano de la investigación criminal, existe documentación acreditativa de que la Guardia Municipal de Bilbao venía actuando en éste campo como policía judicial al menos desde 1877, con un grupo de agentes especializados en investigación y en identificación antropométrica de personas desde 1901, tal y como lo publicó  Vergara Martínez en la revista Sector Seguridad . Viendo que los resultados obtenidos fueron más que satisfactorios resolviendo graves delitos, ésta faceta se potenció a partir del año 1902 y finalizó por razones políticas en 1915.