nuevos articulos

20.5.13

MATERIALES Y FUEGO



1.-Madera


PLACA DE PERITOS JUDICIALES
Es el combustible más habitual, junto con los plásticos, que se suele encontrar en los incendios y es muy raro que su combustión sea completa. Ambas cosas permiten que sea uno de los elementos más valiosos, como indicio material de estudio, para el esclarecimiento del incendio.


La madera no es un buen conductor del calor, sin embargo si está en contacto con un objeto o superficie caliente puede inflamarla y crear llamas.


La velocidad de penetración del fuego en la madera es un interesante dato para saber la hora en la que pudo comenzar el fuego. La velocidad de penetración será distinta según el tipo de madera de que se trate y su grado de humedad.


La carbonización es un fenómeno propio de la madera y es una buena fuente de información para el investigador técnico-científico. Se caracteriza por quedar la superficie en forma de escamas que le dan un aspecto de piel de lagarto. Cuando las llamas atacan directamente a la madera, la zona carbonizada poseerá cierta brillantez, pero si el color es negro mate nos indicará que el fuego actuaba a distancia y que los daños se deben al calor.


2.-Papel

La combustión del papel depende en gran medida de su compactación y su composición. Así, una bala grande de papel arderá con dificultad y muy lentamente, siendo posible apreciar con facilidad en sus laterales cuál ha sido la cara más expuesta al fuego. Por el contrario, el papel amontonado sin compactar arderá con bastante facilidad.

En cuanto a los papeles pintados para el recubrimiento de paredes, su proceso de quemado es el siguiente:

1º ) Se ennegrece

2º) Se despega

3º) Arde

Por tanto, cuando se deba comprobar la propagación del fuego por el papel de la pared, deben tenerse presentes estos pasos y verificar la línea de comunicación desde el foco del incendio hasta los distintos lugares quemados.

En ocasiones, el papel pintado puede aparecer calcinado si ha sido afectado por el calor y no por las llamas, permaneciendo pegado a la pared en los primeros momentos, despegándose poco a poco en forma de jirones.

3.-Tejidos y fibras textiles:

Casi todos los tejidos y fibras textiles son combustibles, existiendo bastantes variables que determinarán la forma en la que pueden arder, destacando entre ellas su composición química, su peso, su compactación y el tratamiento ignífugo que lleven. 

Las fibras vegetales, como el algodón o el lino, no se funden ni se derriten, pero las fibras sintéticas sí lo hacen.

Hay tejidos con un punto de ignición muy elevado que se usan a modo de prendas ignífugas, como sucede con los buzos de uniformes de bomberos y algunos de policías, que comienzan a inflamarse por encima de los 800 º C.

4.-Plásticos:

 Aunque son sólidos su comportamiento a ciertas temperaturas es el de los líquidos. Existen millares de clases de plásticos, por lo que su comportamiento al fuego presenta una gran variedad de matices dependiendo de su composición química y el modo en que quede expuesto al fuego.

Todas las materias plásticas son combustibles, por lo que en un incendio importante todas arderán. No obstante, si la fuente de calor es pequeña las diferencias serán notables, encontrando plásticos que arderán con facilidad y otros que no lo harán, además de otros que se han fundido.

5.-Pinturas

Pueden jugar un papel importante en un incendio, favoreciendo su expansión en unos casos y protegiendo elementos combustibles en otros. Favorecen el fuego las pinturas combustibles como las plásticas, las de esmalte, las lacas y los barnices. Protegen del fuego las pinturas ignífugas, que se carbonizan sin propagarlo, y las intumescentes, que producen un aislamiento térmico.


Las pinturas combustibles, al ser utilizadas para revestimientos de paredes y objetos, desaparecen de las zonas más afectadas por el calor y las llamas.

6.-Acelerantes

Reciben este nombre las sustancias que contribuyen a acelerar la formación del fuego y la propagación del incendio. Tienen un alto poder calorífico y son capaces de aumentar la intensidad y la velocidad de difusión del incendio. Los más usuales son la gasolina, el gasóleo, el petróleo, el alcohol, el aguarrás, y los aceites.

Debido a sus propiedades son muy utilizados por los “arsonistas”, es decir, por los pirómanos, en la perpetración de los incendios intencionados.


Cuando se emplean acelerantes el fuego se desarrolla muy rápidamente y se crean charcos y regueros en donde se hallaba la sustancia utilizada dejando manchas ahí. Estas manchas suelen tener forma ovalada e irregular, pudiéndose distinguir a veces sobre el suelo y el mobiliario. También se suelen arrojar acelerantes sobre cables, cuadros eléctricos y electrodomésticos.

A veces, las sustancias acelerantes se filtran por las grietas que pueda haber en la superficie u objeto sobre el que se vierten, como por ejemplo sucede con un suelo entarimado. En tales supuestos puede que caigan a un nivel inferior y causen allí un nuevo foco de fuego y una combustión ascendente.

El fuerte y característico olor que desprenden los acelerantes al ser usados en un incendio sirve para poder detectarlos, siendo mucho más acusado en el lugar concreto donde se vertieron.

7.-Materiales incombustibles

Reciben la denominación técnica M0 y, aunque no lleguen a arder, los componentes del fuego pueden dejar indicios de su presencia en ellos. En este apartado están comprendidos entre otros el hierro, cobre, bronce, latón, zinc, piedras naturales, cemento, hormigón, amianto, fibra de vidrio, etc.

En algunos de estos materiales, los metálicos, el fuego puede dar lugar al fenómeno de la oxidación, como es muy frecuente observar en los incendios de vehículos.

En otros materiales incombustibles, como la cerámica, el terrazo y el ladrillo, se produce el fenómeno de la calcinación en las zonas que han sufrido más la acción del fuego. Se caracteriza por el reblandecimiento de la materia, cosa que se puede comprobar tocando la propia superficie o raspando con una espátula la zona afectada y comparar su reacción haciendo lo mismo en una zona sin daños. Generalmente se suele decir que si la espátula no chirría y, además, suelta material del foco, estaremos ante un posible foco confirmado.

8.-Tipos de elementos constructivos y su comportamiento frente al fuego:

Los elementos constructivos de una estructura pueden agruparse, de forma muy general, en tres grandes grupos de acuerdo a la función que desempeñen en aquella. Su comportamiento ante el fuego depende en gran medida de la clase de material con el que están hechos. Dichos grupos son los siguientes:

-Elementos constructivos portantes: Son los que forman parte de la estructura de resistencia del edificio y están sometidos a los esfuerzos creados por las cargas propias de la construcción de la que forman parte.

Componen este grupo los pilares, columnas, vigas, etc. Dada la función para la cual están diseñados, su resistencia al fuego es un factor esencial, ya que un deterioro grave en ellos puede causar deformaciones en la estructura del inmueble y derrumbamientos.

-Elementos constructivos separadores: Su finalidad es separar o compartimentar espacios con planos verticales y horizontales. Son elementos de poco espesor y a este grupo pertenecen los muros, tabiques, puertas, etc. En razón a su función separadora, la estanquidad al fuego es una propiedad importante en ellos.

-Elementos constructivos portantes y separadores: Son los que cumplen una doble función por formar parte de una estructura resistente y se a la vez hacer de separador, tales como los muros de carga.


www.insigniaonline.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario